Damián Prat C.: ¿Por qué el gobierno-CNE le tiene miedo a auditar las irregularidades de la votación?

Ya se sabe que la reunión de Unasur iba a incluir un párrafo pidiendo la auditoría y reconteo al 100% de los votos en Venezuela, incluyendo aclarar toda denuncia de irregularidades. Para evitar eso, el gobierno prometió que se haría la auditoría, contrariando la orden que ellos mismos dieron en público horas y días previos de que “nada sería revisado”. Esa misma noche, a la carrera, apareció en TV la presidenta del CNE prometiendo esa auditoría. Ahora dan vueltas y vueltas para no cumplir su palabra con el país y el mundo.

Un día aparece una rectora diciendo que “salga lo que salga en la auditoría el resultado es irreversible”. ¿Intentaba provocar una reacción? ¿Se burlaba de los venezolanos para sembrar desaliento? Otro día dicen que no se contarán las papeletas. Ayer fue que “solo se va a revisar la caja de votación y el acta”, pero no los cuadernos ni más nada.

¿Por qué le temen a una revisión transparente? ¿Qué tienen que ocultar? El que no la debe no la teme. El que está seguro, no solo del resultado, sino de la correcta transparencia de todo, no pone tantos peros ni tantos obstáculos. Esas cuatro rectoras del CNE, que se jactan del “sistema electoral más perfecto del planeta”, deberían más bien estar interesadas en hacer la más completa auditoría “para salir victoriosas”. ¿Por qué no es así? ¿Por qué retardan y retardan el inicio de la auditoría?

El Comando Simón Bolívar, sus equipos técnicos y la MUD han recabado miles de denuncias concretas. Muchas son de varios cientos de mesas en las que los testigos de la MUD fueron desalojados bajo amenazas y luego aparecieron resultados insólitos como ese de un centro de dos mesas con 622 a cero. Obvio que la auditoría allí debe incluir revisar el cuaderno y las firmas. ¿Por qué tratan de negar eso tan lógico? ¿No fue eso lo que hizo el CNE en 2004 con el caso de las supuestas “firmas planas”? Me llega al dato: habría más de diez mil denuncias concretas, de supuestos doble cedulados votando en mesas distintas. Otros dicen que son más y que incluye miles de personas fallecidas que aparecen votando. ¿Es cierto? ¿Cómo se puede negar incluir eso en la auditoría de presentarse evidencias? ¿Le temen a la verdad? Hay videos y fotografías del abusivo método del “voto asistido”. ¿Eso no importa?

En Amazonas se repitieron unas elecciones en 2005 por casos parecidos. El mismo CNE admitió y autorizó aquello. Aquí en El Palmar, el MVR-PSUV impugnó unas elecciones y éstas se repitieron parcialmente. Ya antes ocurrió en dos o tres elecciones de gobernador. ¿Por qué antes sí y ahora no? La “ventaja”, al ser incorporados los votos del exterior, no llega a 200 mil votos. ¿Cuántos votantes estarían comprometidos o en duda por esas irregularidades? ¿A que le temen? Veremos qué dicen hoy en el CNE. Y las pruebas que irá mostrando al país el Comando Simón Bolívar.

TIP 1: Torpezas y errores. Insólito lo que hizo ayer el gobierno y el ministro de “Información” al interrumpir una rueda de prensa televisada de Henrique Capriles para meter la infame “cadena” del odio. Torpe, además, porque Capriles mostraba, trozo a trozo cómo editaban y manipulaban sus declaraciones.

TIP 2: Renunció a la presidencia de Corpoelec, Argenis Chávez, hermano del fallecido presidente. Lo hizo justo después que el nuevo ministro, Jeese Chacón habló de las dudas acerca de compras de equipos trianguladas con terceros. La procesión va por dentro. Mientras siguen con el discurso infame de amenazar a los trabajadores de “saboteadores” para criminalizar a los que denuncian y reclaman.

TIP 3: Decreto de “emergencia eléctrica”. Igualito que en enero de 2010. Las mismas medidas. Compra de equipos sin licitación, “a dedo”, por emergencia. ¿Se solucionó algo aquella vez? ¿Qué será diferente hoy? Por otro lado, observen el detalle, si la medida es declarar emergencia para comprar equipos y contratar obras con más agilidad, quiere decir que el problema no es “el saboteo”, sino las obras atrasadas. O sea que confiesan que “el saboteo” es una acusación falsa, sin base, política, para culpar a los trabajadores tapando la propia responsabilidad del gobierno.

TIP 4: Siguen apareciendo las valientes denuncias de trabajadores públicos, principalmente educadores, que muestran grabaciones y videos en los que altos funcionarios del gobierno en el sector, amenazan con despidos “por no cumplir con el 1×10”, es decir, con un plan electoral del PSUV. La OIT ya está sustanciando el expediente de todos esos abusadores. ¿Creen que el poder es eterno?

[email protected]

@damianprat (en twitter)

www.publicoyconfidencial.com