Runrunes de este jueves 25 de abril de 2013

ALTO
COSTOSA CAMPAÑA OFICIAL

Hace una semana alerté sobre el tema. Tras diez días de una campaña oficiosa y oficial tratando de vincularme con la “violencia desatada por un tuit del 15A” la situación se hace cada vez más compleja pues el régimen insiste en achacarme algo que no ocurrió en el CDI por mí mencionado y mucho menos fuera inspiración para ataques a otros de dichos centros.

Harto demostrado como quedó que los CDI no fueron destruidos, incluso hasta la Defensora Ramírez aclaraba ayer que el CDI del que ella dijo había sido destruido estaba bien pues había sido una confusión suya. En avisos costosos desplegados en toda la prensa roja y ahora en toda la prensa libre vuelven con el mencionado tuit pero lo colocan en un aviso doble  bajo el título “Ataques terroristas  del fascismo opositor”  donde acusan al candidato Capriles de desconocer los hechos de violencia y a mí de haber dado la orden para esos ataques.

Sin importarles la verdad y tratando de imponer una matriz de opinión relacionando el llamado golpe y el ataque a la embajada de Cuba en 2002 con los acontecimientos supuestamente desarrollados en las elecciones pasadas. Las fotos que incluyen son de CDI de La Vaquera en Guarenas, La Trigaleña en Valencia, El Danto en el Zulia y Palo Verde en Miranda. Igualmente los SRI de la Páez en Vargas y La Dolorita en Miranda así como el consultorio médico popular 1 de diciembre en Barinas. Nada que ver con el de La Paz en Gallo Verde, Maracaibo citado por mí. Las fechas son dos del día 15, tres del 16, una del 18 y una sin datos.

Luego han repartido unas planillas solicitando firmas para enjuiciarme junto a Henrique Capriles, Julio Borges, Carlos Ocaríz, Armando Briquet, Henri Falcón y el rector del CNE Vicente Díaz Silva por violaciones a los artículos 216, 217, 218, 222, 284, 285, 286, 294 y 295 del Código Penal. Con “La Hojilla” de juez añaden “incitación al odio”. Responsabilizo por esta vía al gobierno del presidente Maduro de lo que me suceda a mí o a mi familia ante esta costosa y orquestada difamación oficial.

Lee más en runrun.es