Corea del Norte rechaza diálogo con Seúl sobre Kaesong

AP

Corea del Norte rechazó hoy la primera oferta formal de diálogo de Corea del Sur para resolver el bloqueo del complejo industrial conjunto de Kaesong y amenazó con “ser el primero en tomar medidas” en respuesta al previo ultimátum de Seúl.

“Pyongyang será el primero en tomar medidas duras si el Sur insiste en empeorar la situación en la ciudad fronteriza”, aseguró la Comisión Nacional de Defensa del militarizado régimen norcoreano en un despacho de su agencia estatal KCNA.

“El ultimátum realizado ayer por Corea del Sur sólo generará malos resultados”, continuó, en referencia a la oferta de diálogo presentada por el Gobierno surcoreano junto a la promesa de tomar “medidas serias” en caso de no obtener respuesta del Norte.

Seúl extendió ayer a Pyongyang la primera propuesta oficial de diálogo para resolver el bloqueo del complejo industrial conjunto de Kaesong y ofreció al país comunista un plazo de respuesta de un día hasta las 12:00 (3:00 GMT) de hoy.

El rechazo explícito de Corea del Norte ha llegado después de que se cumpliera el citado plazo, mientras en Corea del Sur la presidenta Park Geun-hye mantiene una reunión con varios ministros para decidir las medidas a tomar.

Expertos locales barajan que Seúl podría proponer a las empresas que operan en el polígono ubicado en Corea del Norte que traigan de vuelta a los 175 trabajadores surcoreanos que todavía permanecen allí.

Corea del Norte, que no autoriza nuevas entradas pero sí permite las salidas del complejo, decidió el pasado 5 de abril retirar a sus aproximadamente 54.000 empleados, en medio de una dura campaña de amenazas contra Seúl y Washington que elevó al máximo la tensión en la región.

Desde entonces permanecen suspendidas las actividades en Kaesong, donde 123 empresas surcoreanas fabrican diversos productos aprovechando la barata mano de obra de los obreros de Corea del Norte, cuyo Gobierno obtiene de este proyecto importantes remesas de divisas.

Este parque industrial, abierto en 2004 y cuyo futuro es hoy más incierto que nunca, es el último vestigio de los años de entendimiento en las relaciones entre Norte y Sur a principios de la pasada década. EFE