Ejercicios taoístas para fortalecer el pene

Foto referencial

Nuestra cultura occidental se ha enfocado – a veces en exceso y con preocupación – en el tamaño del pene. La industria de la pornografía nos muestra dimensiones que no son las que encontramos en la gran mayoría de los hombres. Esta inquietud por el tamaño del pene también existió en otras épocas de la historia, sin embargo, culturas como la china antigua, se orientaron en fortalecer el pene y sus erecciones como una forma de aumentar el placer del hombre y su pareja, y reducir angustias innecesarias.

Como parte de tu programa de fortalecimiento sexual, recuerda alimentarte de manera saludable, realizar ejercicios físicos – incluidos los ejercicios Kegel, que te ayudarán a fortalecer los músculos pélvicos – y visita antes tu médico, si tuvieras algún síntoma o condición de salud importante que deba ser tratado Comienza con pocas repeticiones de cada ejercicio y auméntalas progresivamente. La idea es movilizar la energía y disfrutar también de la práctica, sin producir agotamiento.

Masaje de testículos para cultivar la energía sexual

Este ejercicio permite generar y recuperar la energía sexual masculina. A través de este masaje se aumenta la producción de testosterona, una hormona sexual que es producida en los testículos. Sirve para fortalecer la energía sexual y la salud en general, así como para aliviar cualquier presión en los testículos que pudieras sentir después del coito. El maestro taoísta Mantak Chia sugiere realizar los siguientes pasos:
En primer lugar, frótate las manos para calentarlas y movilizar la energía sanadora que hay en ellas.
Con tu dedo índice y pulgar toma uno de tus testículos y masajéalo con suavidad, pero firmeza a la vez, durante uno o dos minutos. Si sientes algún dolor continúa con el masaje suave hasta que desaparezca. El dolor es señal de algún bloqueo y el masaje ayudará a llevar energía y sangre a esa zona, con lo que se disolverá el bloqueo. Luego haz lo mismo con el otro testículo.
A continuación, levanta tu pene y con el dedo medio golpea suavemente tus testículos por dos minutos. Este masaje los vigoriza y aumenta la producción de esperma.
Por último, sostén tu pene y escroto entre tus dedos índice y pulgar, y hálalos hacia delante, mientras empujas tus músculos pélvicos hacia atrás. Luego hala hacia la izquierda mientras diriges los músculos pélvicos hacia la derecha, y viceversa. Finalmente hala tu pene y escroto hacia abajo, a la vez que diriges tus músculos pélvicos hacia arriba. Se recomienda repetir esta secuencia de ejercicios 9, 18 o 36 veces. Ayuda a mantener los conductos espermáticos sanos.

Lograr una erección de hierro

El siguiente ejercicio está basado en una práctica que realizaban los monjes budistas para fortalecer sus manos y poder romper ladrillos y madera con ellas. Para hacer más fuerte tu pene, llena un recipiente con arena seca y suave. Cubre tu pene con un condón y luego – ya erecto – sumérgelo en la arena, como si estuvieras penetrando en ella. Hazlo con suavidad y firmeza a la vez, evitando movimientos rápidos y bruscos que podrían ocasionar lesiones en tu pene. Comienza con 20 repeticiones diarias y aumenta poco a poco hasta realizar 100 repeticiones.

Con información de sexo.about.com