“Interrumpir discursos de Capriles con cadenas es una perversión política”

Foto: El Impulso

María González, promotora indígena, piensa que “hasta los mismos chavistas saben que Capriles ganó”. El comunicólogo Andrés Cañizales considera que interrumpir los discursos del líder opositor con cadenas es “perversión política”. Así lo reseñó el diario La Verdad.

Yrmana Almarza

En la última semana, rueda de prensa que convoca Henrique Capriles, gobernador de Miranda y ex candidato presidencial, es interrumpida por una cadena nacional de radio y televisión. En una reciente cadena Nicolás Maduro, presidente de la República, presionó a un canal nacional para que no transmitiera en vivo las declaraciones del líder opositor y lo logró.

Este miércoles, mientras el “Flaco” se dirigía al país, su mensaje fue truncado y en su lugar el Ministerio de Información y Comunicación transmitió un video en el que señalan a Capriles Radonski de ser el presunto autor intelectual de los hechos de violencia que ocurrieron en el país los días después de las elecciones presidenciales.

La acción gubernamental es analizada por varios marabinos y un experto en la materia. Para María González, promotora indígena despedida de la Gobernación del Zulia tras la llegada de Francisco Arias Cárdenas al Palacio de los Cóndores, la situación es simple y sin mucho rebusque. “El uso de las cadenas es miedo de que Capriles diga la verdad porque todo el pueblo sabe que Capriles ganó las elecciones, hasta los mismos chavistas lo saben”, dijo la dama de 58 años de edad.

¿Manipulables?
Elsida Guabo, de 58 años, coincide. “Lo hacen para que no se conozca la información que Capriles quiere ofrecer, para que las comunidades no se den cuenta de las irregularidades detectadas durante el proceso electoral”. Para ella, “Nicolás tiene de todo, miedo, ganas de reprimir, desesperación”.

Egda Peña, una líder comunitaria de 50 años, opina que “la actitud del Gobierno en interrumpir con cadenas las declaraciones de Henrique Capriles no es más que la misma actitud del Gobierno de Cuba que le lava el cerebro a todos. Ellos están mintiéndole al pueblo a través de las estrategias castrocomunistas, esa es la verdadera realidad”.

Asegura que no todos creen los nuevos mensajes del Gobierno, “pero algunos sí, repiten como loritos lo que el Gobierno dice y aunque en estos tiempos no logren lavarle el cerebro a todos, están metiendo el mensaje y metiendo y metiendo el mensaje, y si 100 veces se dice una mentira, termina convirtiéndose en verdad”.

Nada de tontos
Nelly Gutiérrez, promotora indígena de 45 años también despedida de la Gobernación del Zulia, piensa que a través de las cadenas en radio y televisión, “están presionando a Capriles, lo están malponiendo, acusando, levantándole calumnias. Maduro abusa de poder y con eso viola todas las leyes”.

Para René Mendoza, entrenador deportivo de 49 años, despedido de la Secretaría de Educación de la Gobernación, “las cadenas las hacen el mismo grupito de ellos, la gente de ellos para generar caos en el país y ni Dios lo quiera una guerra civil, eso es lo que está provocando el gobierno de Nicolás Maduro juntamente con Diosdado Cabello. Ellos saben que perdieron las elecciones, por eso Capriles debe seguir en la lucha. Si lo meten preso, tendrán que meternos presos a todos los que votamos por él”.

El análisis
Andrés Cañizales, comunicólogo
“La cadena obliga a las personas a ver un solo mensaje y que a un líder opositor reconocido que está dando una rueda prensa lo interrumpen con una cadena me parece de las cosas que demuestran la perversión política que demuestra el uso de este mecanismo. El Gobierno y el ministro Villegas han perdido el decoro en el uso de las cadenas de radio y televisión”.

“El tema de la cadena es un mecanismo para impedir que el mensaje del otro llegue, es impedir que el mensaje de Capriles se vea, en cadena el Gobierno amenazó a canales nacionales para que no transmitieran las ruedas de prensa de Capriles, también para impedir que su mensaje llegue al país, eso es lo que está en juego”.

“Están cercenando y al mismo tiempo construyendo una matriz mediática con mucha vocería para presentar a Capriles y a los actores de oposición como actores violentos y desacreditarlos. Después del 14 de abril, y en especial esta última semana, el Gobierno en materia de medios cierra las válvulas de comunicación de quienes piensan diferente. Tal vez la prensa escrita sea quien pueda reflejar posiciones disidentes, pero su impacto es reducido. Quienes forman la opinión pública nacional son la radio y la televisión”.