Aprende a disfrutar del sexo telefónico

Foto: Rdjobero

El sexo telefónico es una variación de las relaciones sexuales que consiste en mantener conversaciones eróticas a través del teléfono. Estas conversaciones se pueden tener entre dos o más personas a la vez, llegando a mantener una charla erótica en forma de orgía en muchas ocasiones.

Lo más típico es que se produzca en parejas o entre personas con una fuerte atracción sexual y deseo. Esta práctica suele venir acompañada de la masturbación, sin embargo no es un requisito indispensable ya que hay personas que se conforman con una simple fantasía.

Las bases para un buen sexo telefónico

No existen unas normas ni unas pautas específicas para la práctica del sexo telefónico, cada uno tiene que poner sus límites y se debe ceñir a lo que realmente le guste y con lo que se sienta cómodo. No obstante, si estáis dispuestas a probarlo, estas son algunas de las bases para un buen sexo telefónico.

1-Deja volar la imaginación. El sexo telefónico se basa en imaginar situaciones, que pueden hacerse realidad o no y construir una historia en base de ellas y descubrir otro tipo de placer. Para ello es imprescindible dejar volar nuestra imaginación, ponernos en situaciones que nos gustaría que se hiciesen realidad, como por ejemplo practicar sexo en algún sitio en especial, y posteriormente recrear cómo podía darse la situación.

Truco: si en un principio te sientes cohibida hay dos alternativas, una de ellas es que dejes la iniciativa a la otra persona y otra es que recreéis mentalmente una práctica que os gustase mucho a los dos y que ya se haya dado.

2-Pon límites, no todo vale. Al igual que en el sexo aquí también se ha de poner ciertos límites, aquellos que una vez cruzados no nos da placer y deja de gustarnos lo que estamos haciendo. El sexo telefónico puede ser agresivo, romántico, explícito… simplemente tenemos que encontrar en el que nos sintamos más cómodas.

Los hombres suelen necesitar palabras y acciones explicitas para excitarse, son más directos, mientras que a nosotras nos suele gustar más entretenernos en el erotismo del momento y en cada detalle. La finalidad de esta práctica es que ambos disfrutéis por lo tanto es mejor dejar claro al principio que no consentiréis, como por ejemplo no hablar de sexo anal, si ambos sabéis que a uno de los dos no os gusta el tema, no hay que sacarlo en este tipo de sexo.

3-Demuestra que conoces a tu pareja. Con esta práctica sabrás mucho más de tu pareja, pero también tienes que demostrar una serie de conocimientos previos que hagan que tu pareja se sienta querida. Pocas cosas hay más sexys que demostrar a tu pareja que sabes perfectamente lo que le gusta en la cama, por ello ésta también es una prueba de fuego.

Con el sexo telefónico también se puede aprender mucho, sobre todo nos podemos quedar con datos que nuestra pareja nos proporciona y que luego podemos hacer realidad, con lo cual sorprenderemos aún más a nuestra pareja.

El sexo telefónico lo puede practicar cualquier persona que se encuentre cómoda con su pareja o con la persona que esté al otro lado de la línea, la timidez no juega un papel importante en este acto, ya que muchas personas tímidas son así en persona, no lo son por teléfono. Por lo tanto puede ser una maravillosa herramienta para darse a conocer y dar a conocer a la otra persona lo que le gusta y lo que no.

Con información de confirmado.com