José Márquez rechaza “apartheid político” en el Cleb

Foto: Prensa José Márquez

El dirigente de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en el municipio Sucre, José Márquez, rechazó la suspensión de tres diputados del Consejo Legislativo del Estado Bolívar (CLEB) de esta concertación política tras los incidentes violentos ocurridos esta semana.

Márquez aseguró que no puede condicionarse el derecho de palabra a un parlamentario a que reconozca o no a Nicolás Maduro como presidente de la República, pues los diputados fueron electos por el pueblo en unos comicios que no están en tela de juicio por ningún sector, y representan a miles de guayaneses cuya voz está siendo callada.

“Lo que vemos en el CLEB es una muestra de apartheid político, de fascismo puro, porque además de impedirle el derecho de palabra a nuestros diputados de la unidad también los agreden y los suspenden por ocho sesiones, pero no sancionan a los diputados del PSUV que fueron violentos”, criticó.

El también militante de La Causa R afirmó que esta conducta política viene dada por una línea que marcó Diosdado Cabello en la Asamblea Nacional, representando un golpe a la institución del parlamento que se emula ahora en las regiones.

“Esto es muy grave, ya no es solo la persecución a los trabajadores públicos, la limpieza y la Lista Tascón como amenaza en las empresas básicas, ahora es el desconocimiento de diputados electos por el pueblo, lo que significa un irrespeto a la voluntad popular”, subrayó.

Impugnación

José Márquez se refirió al anuncio del ex candidato presidencial Henrique Capriles, quien informó que impugnará las elecciones del pasado 14 de abril ante la falta de voluntad por parte del CNE de realizar una auditoría verdaderamente clara.

“Una auditoría sin verificación de los cuadernos de votación sería un show más de este gobierno y este CNE parcializado. El que no la debe no la teme, si en verdad ganaron las elecciones dejen que esto se aclare revisando bien huellas y firmas en el libro”, acotó.

Ante este escenario Márquez aseguró que el camino a seguir es la impugnación, como paso que se debe cumplir a sabiendas de la debilidad institucional que hay en Venezuela, donde no se puede esperar mucho del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

“Apoyamos a Henrique Capriles en la defensa de lo que expresaron los venezolanos el 14 de abril, pero como él mismo lo advirtió, será una lucha larga y pacífica para la que habrá que tener paciencia y firmeza”, sentenció.

Prensa José Márquez