León Arismendi señaló que hay que dialogar con respecto al salario

El profesor universitario, León Arismendi, expresó que el salario mínimo y no se refiere al monto sino al modo de fijación, “uno de los progresos de la reforma laboral de 1997 fue haberle atribuido a los dirigentes sindicales y asociaciones de empleadores el derecho a fijar por vía concertada el salario mínimo. La idea es dialogar con todos los trabajadores para saber la cuantía del salario mínimo”.

El salario de un profesor tiene que hacer malabarismo porque devenga un salario de 2.600,67 bolívares a tiempo completo. “Hay que revisar las normas de homologación y encontrar el problema salarial”.

Por otra parte, indicó que “lamentablemente esta polarización que el país ha tenido en los últimos años ha residido también el ámbito laboral porque el lado del Gobierno se tomó posesión de los cerebros, es decir, todos están obligados a pensar iguales. Lamentablemente esto se ha convertido en un pensamiento de Estado, él que piense distinto es perseguido”.

Acotó que la Constitución señala que las personas son libres de pensar como quieran y el voto es un derecho el cual es secreto, “por ello no deben accionar contra el empleado pues el empresario debe respetar el modo de pensar de cada persona”.

Se refirió a las declaraciones de los ministros amenazando a los trabajadores diciendo que sí las personas tienen un pensamiento distinto a la de él serán sancionados. “El derecho a pensar distinto y al empleo es obligatorio para todo ser humano. Los funcionarios públicos son los primeros que deben cumplir las leyes, los más afectados son los empleados de la administración pública”.

Sobre el tema del presidente del sindicato de Ferrominera, Rubén González, sigue siendo un dirigente sindical en régimen de presentación por  sólo cumplir con su derecho legítimo de defender su labor.