Damián Prat C.: ¿Cómo se puede saber si un fallecido “votó”?

¿Cómo se puede saber si un fallecido “votó”?
¡Con los cuadernos que el CNE prohíbe auditar!

Nicolás Maduro, con otros dos “enchufados”, se fue a Cuba remarcando sin pudor la bochornosa dependencia política con respecto a Raúl Castro. Allí sí los “auditan” políticamente. Allá se toman las decisiones. Aquí, en paralelo, se ordena la detención del primer preso político de Maduro: el general (r) Antonio Rivero, cuya denuncia hace algún tiempo acerca de la repudiable presencia de militares cubanos en nuestra institución (que lo llevó a pedir la baja y lo separó del gobierno) era una cuenta pendiente de los Castro.

La noche del sábado la presidenta del CNE hizo una “cadena” en la que obvió toda postura institucional para dedicarse al rol de actor político tratando de desmeritar el reclamo de Henrique Capriles. Intentó ridiculizar los reclamos mostrando algunas de las 30 mil denuncias populares incluidas como anexo. Seleccionó las de poca relevancia y escondió las importantes.

Lo medular fue: “Es imposible acatar la solicitud de auditoría en los términos planteados”. O sea, solo se va a cotejar los papelitos contra lo que dice el acta. Prohibido mostrar los cuadernos. Nada de lo importante será revisado. Y encima dice que para impugnar debe presentar pruebas, mientras impide que las pruebas aparezcan claramente auditando los cuadernos. “Tu lo que quieres es que me coma el tigre”, decía una popular canción de hace algunos años.

Por ejemplo: hay varias decenas de miles de personas fallecidas que aparecen con derecho a voto. Hubo varios casos en que votantes falsos habrían sido atrapados. Se sospecha de muchos más. ¿Dónde está la prueba? En el cuaderno, ya que allí debe aparecer si “alguien” ejerció ese voto usurpando al fallecido. Pero auditar el cuaderno está prohibido según el CNE. Otro ejemplo: hay al menos 20 mil casos de personas con igual nombre e iguales datos de nacimiento pero con número de cédula distinto, inscritos y registrados como votantes en mesas diferentes de un mismo centro. Podrían ser muchos más de acuerdo a las denuncias. ¿Cómo saber si votaron? Auditando los cuadernos, pero el CNE-PSUV niega abrir los cuadernos al examen. ¿Esconden o tratan de esconder la verdad? ¿A qué le temen?

Otros casos. Hay varios cientos de mesas (con cerca de 200 mil votantes en ellas) en las que, según el acta, Maduro sacó más votos que los que obtuvo Chávez en esas mismas mesas el 7 de octubre. Más que absurdo, es ridículo. ¿Cómo saber si se trata de votos manipulados por haber ocurrido en las mesas en las que los testigos de la Unidad fueron desalojados bajo amenazas? Sólo abriendo los cuadernos y comparando con el registro de las captahuellas, pero ambas cosas han sido prohibidas. ¿Por qué tanta dureza en negar esa auditoría completa? ¿Es una confesión de que esconden algo que saben? Igual con las mesas del “tanto a cero” o de resultados brutalmente desproporcionados en zonas donde en otros centros no hubo tal desproporción. Igual: la clave para saber la verdad está en los cuadernos y en el registro de huellas cuya auditoría niegan. No quieren la verdad.

La muy pequeña diferencia de poco más de 1% en contraste con el volumen de votantes afectados por las irregularidades que sería mucho mayor a ese 1% es la “duda razonable”. Y aquí aparece el siquiatra Jorge Rodríguez. Era el vicepresidente del CNE cuando por “dudas razonables” se ordenó que cientos de miles firmaran de nuevo para el revocatorio. ¿Aquella vez sí, pero ésta no? Y peor aún, hace poco más de un año, Jorge Rodríguez, ya trocado en dirigente del PSUV, defendió en una entrevista en VTV que “una elección no tiene ningún valor si no se puede verificar”. El video rueda y rueda por el mundo y está en You Tube. Allí exigía, vehementemente, la prueba de los cuadernos. ¿Hace un año sí, pero ahora no? ¿Qué intentan esconder?

TIP 1: Lección aprendida 1: La “trampa” no estaba en las máquinas. Ni en el satélite chino o en el cable de Fidel. No es el “rayo cancerígeno del imperio” ni sandeces parecidas. La “trampa” estaba en todo lo “manual” del sistema. Huellas, cédulas, testigos desalojados, voto asistido ilegal, grupos partidistas amenazantes dentro y a las puertas de muchos centros. Además del ventajismo, el abuso de poder y el uso corrupto de dineros y bienes públicos.

TIP 2: Lección aprendida 2: Nunca más la estupidez de “no debemos votar porque no hay condiciones”. Llegamos aquí, poniendo en jaque a los ilegítimos, porque hubo la firme decisión política de luchar con coraje pese al ventajismo, los abusos y lo adverso del sistema. Quedarnos en casa, llorando “la falta de condiciones” era perder por forfait. Habría sido inútil y estéril.

TIP 3: Igual que en la campaña electoral, ésta es una lucha “asimétrica” en la que el pueblo con coraje, debe derrotar a una oligarquía disfrazada de “socialista” que tiene el poder, el dinero y las instituciones a su servicio para poder seguir en los negocios y el poder. Pero vamos a vencer. No es cosa de días y requiere perseverar, participar, organizarse, combinar esta lucha por la verdad del 14-A con la lucha social y la resistencia contra los atropellos.

TIP 4: Apagones y más apagones. Ahora no hay excusas. Todo está militarizado. No hay “saboteo”. En realidad nunca lo hubo. Criminalizar a los trabajadores es una indignidad sin escrúpulos para tratar de tapar la incapacidad y el abandono del gobierno al Sistema Eléctrico. Ahora, con todo militarizado, los apagones siguen.

TIP 5: Capriles en Guayana con el pueblo trabajador. Mañana martes a las 3:00 pm. Desde la Guayana que trabaja y lucha, la que le dio un amplio triunfo superando el ventajismo y las amenazas, con un mensaje de lucha, de paz, de unidad, en favor del progreso social, en defensa de los derechos del pueblo, del salario justo. Será en el Paseo Caroní de Unare, frente al CC Gran Sabana.

TIP 6: Bauxilum. Ya se acumulan dos quincenas sin cobrar sus salarios. Tamaña vagabundería. ¡Y todavía lanzan persecución fascistoide de “limpieza” porque los trabajadores votaron por Capriles! Claro que tenían que votar contra los culpables de la ruina de Guayana y en favor del cambio progresista.

[email protected]

@damianprat (en twitter)

www.publicoyconfidencial.com