Niños de EEUU nacidos fuera del país tienen menos alergias

Los niños estadounidenses nacidos fuera de Estados Unidos son mucho menos propensos a sufrir enfermedades alérgicas que los nacidos en el territorio, según un estudio publicado el lunes.

El estudio, publicado en la edición online de la sección pediatría de la revista de la Asociación Médica Estadounidense (JAMA), fue realizado mediante el envío de un cuestionario a los padres de 91.642 niños menores de 17 años, en el marco de una encuesta nacional sobre salud infantil llevada a cabo desde 2007 a 2008.

Los investigadores determinaron la prevalencia de enfermedades alérgicas, como asma, eccemas, fiebre del heno y alergias a los alimentos, y constataron que los niños estadounidenses nacidos fuera del país tenían un 70% menos de probabilidades de tener estas enfermedades en comparación con los nacidos en el país (20,3% contra 34,5%).

Si sus padres también habían nacido fuera de Estados Unidos, el riesgo de desarrollar estas enfermedades alérgicas era aún más bajo (83%) en comparación con aquellos cuyos padres habían nacido en Estados Unidos, indicaron los autores del estudio.

Los investigadores citaron varios factores posibles para esta diferencia significativa en la susceptibilidad a las alergias, como el nivel socioeconómico, el grupo étnico, el hecho de vivir en zonas urbanas, así como la nutrición.

Los niños estadounidenses inmigrantes también estaban más expuestos a ciertas infecciones que podrían ayudar a su sistema inmunitario inmaduro a desarrollar disposiciones contra las alergias, reduciendo su susceptibilidad al asma, por ejemplo, indicaron.

La falta de estimulación infecciosa del sistema inmunológico en los niños pequeños podría aumentar sus reacciones alérgicas, señalaron los médicos.

Estudios realizados anteriormente mostraron que la exposición al virus de la varicela en la primera infancia se asociaba con un menor riesgo de asma, rinitis alérgica y generalmente a una menor sensibilización alérgica.

“Los inmigrantes en Estados Unidos provenientes de los países en desarrollo, donde los estímulos infecciosos son más frecuentes, tienen un menor riesgo de enfermedades alérgicas”, concluyeron los autores de este estudio del Centro Hospitalario Roosevelt en Nueva York.

También observaron que los niños nacidos fuera de Estados Unidos aumentaron su riesgo de desarrollar eccemas y fiebre del heno, pero no asma y alergias a los alimentos, más de diez años después de su llegada en comparación con todos sus primeros años de residencia. AFP