Oposición pedirá impugnar comicios en medio de presión oficialista

(foto AVN)

La oposición venezolana solicitará antes del próximo lunes la impugnación del resultado de los comicios presidenciales que dieron como ganador por estrecho margen a Nicolás Maduro, en medio de crecientes denuncias oficialistas contra líderes de la coalición, incluyendo al ex candidato Henrique Capriles.

El anuncio llega después de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) rechazó un pedido de la oposición de acceder a la totalidad de los cuadernos, actas y comprobantes de votación para despejar las dudas sobre irregularidades en la elección que Maduro ganó por menos de 2 puntos porcentuales.

“Hay fecha hasta el 6 de mayo (para impugnar el resultado)”, dijo Capriles a periodistas. “Vamos a decidir con el equipo legal que está trabajando el recurso”, agregó.

El gobernador del estado Miranda dijo que el comando de campaña de la oposición recibió miles de denuncias para respaldar el pedido de impugnación, que serán consignadas ante el Tribunal Supremo de Justicia.

Asimismo agregó que la oposición quiere que cualquier venezolano que lo desee pueda hacerse parte del recurso de impugnación.

La apretada victoria de Maduro en los comicios del 14 de abril, que se organizaron en forma relámpago tras la muerte del presidente Hugo Chávez, desencadenó fuertes protestas y violencia en las calles.

Mientras la oposición declara a Maduro como “ilegítimo” y busca la manera legal de que se recuenten los comprobantes de la votación electrónica, el oficialismo amenaza con llevar a la cárcel a sus líderes y ejerce cada vez mayor presión contra Capriles y otras figuras públicas.

Un dirigente oficialista dijo el lunes que entregará al Parlamento regional un conjunto de pruebas de supuesta corrupción contra Capriles durante su gestión como alcalde de un municipio de Caracas, cuando habría entregado contratos de construcción “a dedo” a empresas de sus familiares.

La denuncia surge después de que la Asamblea Nacional, que desde la semana pasada retiró el derecho de palabra a la oposición “por no reconocer a Maduro”, iniciara una investigación sobre la responsabilidad de Capriles en los hechos de violencia que dejaron 9 personas fallecidas tras las presidenciales.

El diputado oficialista Pedro Carreño dijo que la averiguación sumará las pruebas obtenidas por la Fiscalía, la Defensoría del Pueblo y la policía científica.

POLARIZACIÓN

La persecución política que la oposición acusa en medio de denuncias cruzadas ha aumentado la polarización en Venezuela.

La fiscalía imputó a decenas de personas por los disturbios tras la elección, que también habrían dejado heridos y daños de infraestructura en hospitales y oficinas del partido de Gobierno.

Uno de los casos más polémicos fue la detención el fin de semana del general retirado y líder opositor Antonio Rivero, luego de que el ministro de Interior exhibiera un video que lo vincula con las protestas en rechazo al resultado electoral.

Leopoldo López, cercano aliado de Capriles, dijo que Rivero es el “primer preso político” de Maduro, a quien diputados opositores han solicitado varias veces sin éxito la liberación de decenas de activistas encarcelados durante los 14 años de gobierno de Chávez.

Los fiscales imputaron a Rivero por la presunta comisión de los delitos de instigación y asociación para delinquir, que están previstos y sancionados en el Código Penal y en la Ley Orgánica Contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo, dijo el Ministerio Público en un comunicado.

Capriles, por su parte, dijo el lunes que espera que el Gobierno libere a Rivero, quien se encuentra detenido en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional en Caracas.

“Si el Gobierno sigue con esto, van a tener que meter presos a 8 millones de venezolanos”, advirtió, refiriéndose al número de votos que obtuvo la oposición el 14 de abril.

EN DEFENSA DEL ÁRBITRO

La oposición dijo la semana pasada que acudirá a organismos foráneos para denunciar el “robo” de los votos y el “ventajismo” del candidato oficialista Maduro antes de los comicios.

El oficialismo respondió que recurrirá a esas mismas organizaciones para denunciar a la oposición por las muertes en los disturbios postelectorales.

“No tengo ninguna duda de que esto va a terminar en instancias internacionales y más temprano que tarde nuestro país va a tener una nueva elección. La mentira siempre es muy frágil”, añadió Capriles.

Poco después de conocer el escrutinio, Maduro aceptó extender la auditoría electoral que habitualmente se hace a la totalidad de los votos ante su estrecha victoria.

Pero, tras ser reconocido por casi todos los países del mundo, Maduro volvió a restar importancia las denuncias de la oposición y defendió la actuación de la presidenta del CNE, Tibisay Lucena.

La funcionaria dijo el sábado que la solicitud de una auditoría hecha por la oposición tiene inconsistencias y anunció que ese organismo no dará acceso pleno a los cuadernos que registran los datos de los votantes para verificar las denuncias de irregularidades.

“Ahora atacan a Tibisay Lucena, una mujer correcta, honesta, decente, una de las personas más calificadas en sistemas electorales en América Latina, el Caribe y cuidado si del mundo”, dijo Maduro la noche del domingo.

El CNE se prepara, sin embargo, para auditar en ausencia de la oposición la totalidad de las actas de escrutinio de las mesas, que son cotejadas con el número de votantes y con la cantidad de comprobantes electrónicos que se depositan en cajas.