Oswaldo Álvarez Paz: Golpe de Estado en Venezuela

El fraude electoral del pasado 14-A es el último paso del régimen para consolidar el golpe de estado de ejecución progresiva a lo largo de los tres últimos quinquenios. Vendrán otros, para impedir que la verdad se sepa en el mundo y que la situación interna pueda cambiar. Las actuaciones de todas las ramas del poder público, precipitadas y arbitrarias, al margen del ordenamiento jurídico existente, siguen al pie de la letra el manual revolucionario del gobierno castro-comunista cubano que controla a Maduro.

El régimen cuenta como ventaja con la probada vocación democrática, pacifista y, para mi gusto, exageradamente electoralista, de una oposición unida en medio de serias discrepancias, pero firme en defensa de los principios fundamentales. Sabe que aquí no hay golpistas, ni terroristas, ni asalariados de gobiernos u organizaciones extranjeras. Hay compatriotas amantes de la libertad dispuestos a luchar por sus derechos. Pero esta lucha debe ser frenada a como de lugar. Los agentes del castro-comunismo saben que Maduro no podrá mantenerse por las buenas. Como bien dijo Capriles, es un presidente “mientras tanto”.

Empiezan por negar la auditoría integral solicitada por la MUD y el Comando Simón Bolívar, anuncian descaradamente que no hay forma de revertir el fraudulento proceso, de cambiar los resultados anunciados o de repetir las elecciones y giran instrucciones para rechazar la cruda verdad contenida en los expedientes consignados y por consignar, ante el Tribunal Supremo de Justicia para agotar los recursos estrictamente procesales del caso. Sabotean, retrasan y desinforman sobre el tema.

Simultáneamente agreden violentamente a estudiantes, amenazan judicialmente a conocidos dirigentes políticos, acosan y detienen a generales activos y retirados que han opinado pública y privadamente, los activos, en contra del fraude o expresado con claridad profundas reservas con relación a la competencia de Maduro. Los cuerpos de seguridad del estado regresan a las manos temibles de unos cuantos sospechosos nacional e internacionalmente de vinculaciones indeseables.

Todos estamos en libertad condicional. El país un desastre en todos los ámbitos y, Maduro otra vez en La Habana, rindiendo cuentas y recibiendo peticiones.

[email protected]