Desarrollan en Australia una vacuna contra todas las variantes de la malaria

Científicos australianos han desarrollado una vacuna capaz de combatir todas las variantes de la malaria que existen en el mundo y cuyos ensayos clínicos comenzarán a finales de 2014, informaron hoy sus creadores.

Los investigadores han desarrollado esta vacuna, que actúa en la etapa de la infección sanguínea, tras modificar genéticamente una cepa del parásito de la malaria, indican los expertos del Instituto Walter y Eliza Hall de Melbourne y del Instituto de Investigación Médica de Queensland que participan en el estudio.

Durante la etapa de infección sanguínea, los infectados presentan síntomas como dolores de cabeza, fiebre, escalofríos y dolores de las articulaciones, según un comunicado remitidos por el centro de Melbourne.

La malaria, que mata anualmente a unas 700.000 personas, es causada por el parásito Plasmodium que se transmite mediante la picadura de un mosquito infectado, y cuando llega al cuerpo se multiplica e infecta el organismo pudiendo causar la muerte.

Krystal Evans, una de las líderes de este estudio, explicó que el diseño de la vacuna “Parásito Genéticamente Atenuado” (GAP, por sus siglas en inglés) se apoya en un trabajo de muchos años para identificar importantes moléculas en el parásito de la malaria que pueden ser detectadas por el sistema inmunológico.

En las pruebas se buscará analizar la efectividad de la vacuna en la inducción de una respuesta inmune para proteger contra la malaria y si es posible, añadir en la próxima etapa, nuevas características que permitan prevenir el contagio de esta enfermedad.

Otro de los líderes de esta investigación, Louis Schofield, explicó que las vacunas desarrolladas mediante la extracción de proteínas o del ADN del parásito de la malaria limitando su acción a una cepa particular de este parásito, según la cadena local ABC.

El científico espera que algún día la malaria sea erradicada, aunque calculó que aún deberán pasar algunas décadas.

Los fármacos existentes que combaten la malaria, cuyo principio activo se basa en artemisinas, están comenzando a encontrar resistencia en la frontera entre Tailandia y Camboya, una zona donde históricamente se han desarrollado por primera vez resistencias contra los fármacos con los que se combate la malaria, que luego se han extendido a otros países. EFE