España se ofrece como mediador en la crisis política de Venezuela

FOTO EFE

España está en disposición de mediar si Venezuela lo solicita para ayudar a bajar la tensión desatada tras las elecciones, cuyos resultados no son reconocidos por la oposición, afirmó este lunes el ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García Margallo.

Diego Urdaneta/AFP

“España está siempre dispuesta a aproximar posiciones en cualquier región del mundo (…) y esa posibilidad es mayor en países con los que tenemos unos lazos tan importantes, como los iberoamericanos, y Venezuela”, dijo García Margallo a periodistas en Washington.

“Estaremos absolutamente encantados de hacer algo, lo que se nos pida, se nos demande, para garantizar una Venezuela en paz, prosperidad y estabilidad”, subrayó el ministro, luego de participar en una reunión de la Organización de Estados Americanos (OEA) en su honor.

García Margallo dijo, no obstante, que cualquier gestión de España debe ser solicitada por el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

“Venezuela es soberana y tiene que tomar la decisión de acudir o no a pedir esa ayuda, pero estamos interesados en el futuro” del país, señaló.

Maduro ganó las elecciones del 14 de abril por un estrecho margen, pero el candidato opositor Henrique Capriles se niega a reconocer los resultados alegando que hubo irregularidades, y en medio del caldeado ambiente político se produjeron protestas violentas que dejaron nueve muertos.

España reconoció la victoria de Maduro, heredero político del fallecido presidente Hugo Chávez, pero sólo después de que se desatara un incidente diplomático entre Caracas y Madrid ante iniciales dudas por los resultados expresadas por el gobierno español.

García Margallo visitó la OEA en su primer día de estadía en Estados Unidos, donde el martes tiene previsto reunirse con el secretario de Estado John Kerry, para luego viajar a Miami para los actos conmemorativos por los 500 años del descubrimiento del estado de Florida por el explorador Ponce de León.

En su discurso ante la OEA, el ministro español llamó a Europa a tener una política más activa con América Latina.

Cuando América Latina “comienza a mirar hacia Asia, hacia el Pacífico”, Europa “haría bien en tomar nota de que, o tenemos una política más activa hacia el continente, o simplemente nos convertimos en un factor irrelevante”, señaló.

Ante representantes de los 34 miembros activos de la organización continental, destacó el crecimiento económico que América Latina ha experimentado en los últimos años frente a Europa, sumida en la recesión.

“Esta relación no se puede parecer a la que había hace 20 años, porque las situaciones relativas han cambiado”, dijo en referencia a que las relaciones ahora deben ser “simétricas”.

“Si hace 20 años había una cierta inestabilidad en América Latina y una gran estabilidad en Europa, hoy por fortuna la estabilidad es la regla en América Latina, mientras que en Europa, y a las últimas elecciones me remito, estamos asistiendo al nacimiento de los populismos consecuencia de la crisis”, agregó.