Este martes en la mañana no habrá clases en LUZ

Estudiantes de la Universidad del Zulia (LUZ) calificaron este lunes el horario crítico de clases como una medida “perjudicial” en su rendimiento académico, que se implementó tras la convocatoria de la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios (Fapuv) a un paro de 96 horas en el país, la semana pasada. panorama.com.ve / José Manuel Luengo

(foto José Manuel Luengo)

El profesor Francisco Marín, representante de la Asociación de Profesores Universitarios de LUZ, indicó que la protesta se mantiene activa, pero “será con la universidad abierta”, y se ha extendido a la UCV, ULA y la Universidad Experimental del Táchira.

Informó que los profesores de LUZ se reunirán hoy en asamblea en la sede de Apuz para decidir si aprobarán o no la decisión de la Fapuv de ir a un paro indefinido. “En la reunión esperamos no llegar a un paro indefinido, por ahora esa no es la tendencia, luego veríamos que acciones tomaríamos”, dijo Marín.

Las actividades académicas comenzaron en esta máxima casas de estudio, pero las facultades suspendieron el horario nocturno, sólo el día de ayer. Tal como ocurrió en la Facultad de Ingeniería de LUZ, donde los bachilleres recibieron clases hasta las 6:00 de la tarde.

Este martes en la mañana no habrá clases y el jueves quedará suspendido el turno vespertino. Se tiene previsto que los estudiantes realicen hoy una manifestación en la plazoleta de la Basílica para exigir el reinicio normal de actividades universitarias.

Por su parte, la presidenta de la Fapuv, Lourdes Ramírez, dijo que el paro de 96 horas ha sido acatado en un 95%, a excepción de LUZ, donde Apuz decidió continuar con la “protesta activa”.

“Hoy tendremos una protesta denominada el ‘pupitrazo’ en tres universidades en Caracas para seguir exigiendo respuesta por parte del Gobierno nacional a nuestro llamado de discutir el aumento salarial de nuestro gremio”, expresó la presidenta de Fapuv.
Recordó que la semana pasada solicitó a través de un comunicado una audiencia con el nuevo ministro de Educación Universitaria, Pedro Calzadilla, pero aún no ha recibido respuesta. “También el personal obrero y administrativo pidió el pasado viernes una cita con el nuevo ministro, y tampoco han sido atendidos”, sostuvo Ramírez.

Ayer en la tarde, en la Facultad de Ingeniería, Mariel Finol —mientras esperaba a su profesor junto con otros compañeros— dijo que “el paro atrasa su carrera y les impediría ver un curso de verano para adelantar materias”.

“Es bueno que los profesores protesten porque tienen derecho a exigir mejores sueldos, pero al final los más perjudicados somo nosotros”, dijo la estudiante del quinto semestre de ingeniería mecánica.

Para David Matheus, la paralización atrasa no solo su carrera de ingeniería industrial, sino que también afecta su condición económica por ser estudiante residente. “Los foráneos debemos pagar residencia y comida, y al no haber clases, se necesita más dinero para poder seguir estando en la ciudad, hasta que todo vuelva a la normalidad”, explicó indignado el joven.

En la Facultad de Humanidades y Educación, los estudiantes atendieron el llamado a clases, pero en horario crítico y solo hasta las 6:00 de la tarde. Los pasillos de las escuelas de Idiomas Modernos y Comunicación Social estaban llenas de estudiantes.

“No entendemos por qué hacen este paro a medias. Los profesores deben discutir con las autoridades, exigir los recursos para que les paguen con aumento porque ya esto nos ha atrasado muchísimo. Casi un mes sin clases y ahora debemos estudiar el triple para cumplir con los objetivos de estudios”, dijo Mary Carmen Zabala, estudiante de educación inicial.