Carlos “El Chacal” advierte a Maduro sobre reconciliación con Israel

Foto Archivo

El terrorista venezolano Ilich Ramírez Sánchez, “Carlos”, escribió una carta al presidente de su país, Nicolás Maduro, en la que le advierte de que hay “un plan enemigo” para que Caracas restablezca las relaciones diplomáticas con Israel y que atribuye a “agentes trostkistas” franceses.

“Deshágase de todo funcionario ‘bolivariano’ quien le aconseje reconciliarse con Israel, es un traidor”, escribe “Carlos” en una carta remitida a Maduro desde la cárcel francesa de Poissy donde cumple cadena perpetua.

En la carta, fechada el 1 de mayo, y facilitada a Efe por su defensa, asegura tener “graves informaciones sobre un plan enemigo para que Venezuela restablezca relaciones diplomáticas con el Estado sionista, obra de agentes trostkistas ‘lambertistas’ de Francia (‘trostkistas CIA’)” (sic).

Precisa que el líder del Partido de la Izquierda de Francia, Jean-Luc Mélenchon, conocido por sus repetidos viajes a Venezuela -donde era recibido por el fallecido presidente Hugo Chávez-, aunque “también pasó por ‘la escuela lambertista’, no es un agente sionista, y sí un fiel simpatizante de nuestra Revolución Bolivariana”.

Ramírez Sánchez, que a partir del próximo 13 de mayo va a ser juzgado en apelación por el Tribunal de lo Criminal de París, justifica esta revelación mediante una carta pública por “no tener acceso alguno al Gobierno Bolivariano”.

Precisamente, se queja de que no ha podido preparar ese proceso con sus abogados de Jordania, Líbano, Turquía, Grecia, Italia, Alemania y Venezuela y de que la embajada venezolana en Francia se niega a responder a las “llamadas repetidas” de sus letrados en ese país, Isabelle Coutant Peyre y Francis Vuillemin.

“Cuento con su intervención inmediata y con la del camarada canciller Elías Jaua”, concluye su misiva “Carlos”.

El juicio en apelación, programado durante ocho semanas, volverá a examinar la presunta responsabilidad de Ramírez Sánchez en cuatro atentados mortales cometidos en Francia en 1982 y 1983, por los que fue condenado en primera instancia en diciembre de 2011 a cadena perpetua con 18 años de cumplimiento mínimo entre rejas.

El terrorista, que tiene ahora 63 años, y está encarcelado en Francia desde agosto de 1994, ya había sido sentenciado previamente a cadena perpetua en diciembre de 1997 por el asesinato en París, el 27 de junio de 1975, de dos agentes secretos y de un informador. EFE