Gobierno cubano autorizará más salidas de disidentes, según Elizardo Sánchez

El Gobierno de Cuba se prepara para autorizar la salida en las próximas semanas de “decenas” de opositores políticos, dijo hoy el presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), Elizardo Sánchez.

El reconocido opositor cubano, de 68 años, se encuentra en Ginebra coincidiendo con la evaluación en las Naciones Unidas de la situación de los derechos humanos en Cuba y para la cual ha llegado también desde La Habana una delegación oficial.

Sánchez ha sido el décimo noveno disidente al que las autoridades cubanas han permitido salir del país desde el pasado enero y, con el apoyo de diversas organizaciones de derechos humanos, está visitando varios países para ofrecer su testimonio.

Sobre la decisión del Gobierno de Raúl Castro de permitir esos viajes con derecho al regreso, el disidente opinó que no debe interpretarse como una señal de apertura, sino como el resultado de un cuidadoso “cálculo costo-beneficio”.

“El cálculo es fácil para un gobierno tan antiguo (54 años en el poder). Ellos saben lo que (los opositores) vamos a decir, pero todo se quedará en el exterior, nadie se va a enterar en Cuba porque el gobierno es dueño de todos los medios de comunicación, la gente no tiene acceso a internet ni a la televisión internacional”, explicó.

“El régimen ha abierto la jaula y las palomas hemos salido a volar, pero creo que todas vamos a regresar a la jaula”, comentó en una rueda de prensa el disidente, quien pasó ocho años y medio en prisión en dos periodos distintos (1980 y 1989) y no había sido autorizado a salir de la isla hace más de una década.

Sus encarcelamientos fueron, según afirma, por razones políticas -la ONG Amnistía Internacional lo “adoptó” como un preso de conciencia-, aunque las autoridades lo consideraban un delincuente común.

Preguntado sobre el riesgo de que sea víctima de represalias cuando regrese a Cuba, Sánchez admitió ese temor, pero recordó también que vive con este sentimiento hace casi medio siglo y que ello no ha impedido que el movimiento interno de defensores de los derechos humanos se amplíe.

Según Sánchez, la reforma migratoria que ha permitido la salida de numerosos críticos al régimen de Fidel Casto, y ahora al de su hermano Raúl Castro, sólo ha aportado “cambios limitados” porque las autoridades “se siguen reservando el derecho” de dar o negar los permisos de salida del país.

El opositor defendió la independencia de la CCDHRN que dirige y confesó que no tiene expectativas de que algo pueda mejorar tras el examen de Cuba en el mecanismo conocido como “Examen Periódico Universal” del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en el que se evalúa la situación de los derechos y libertades en los países.

“No esperamos mucho o casi nada porque el principal obstáculo para las cosas mejores es el gobierno”, comentó.

Tras su visita a Suiza, Sánchez regresará a España, irá luego a Bruselas y antes de retornar a Cuba, lo que tiene previsto hacer en junio próximo, asistirá a un congreso internacional de organizaciones de derechos humanos en Estambul (Turquía). EFE