Internet en el consultorio médico: Medicina 2.0, por @rigotordoc

Hace unos años, cuando recién me mudaba a mi actual consultorio, el encargado de mantenimiento de la clínica me preguntó: “¿Doctor, y para que Usted quiere internet en su consultorio?”; por poco no quedé infartado ante semejante pregunta.

La red de redes se ha convertido en una herramienta indispensable e imprescindible para el trabajo, no sólo en el consultorio médico, sino para todo el desenvolvimiento actual de nuestra vida.

Las tecnologías en línea presentan tanto oportunidades como desafíos a la profesionalidad. Ellos ofrecen formas innovadoras para que los médicos interactúen con los pacientes e influyan positivamente en la salud de las comunidades, pero los principios de profesionalidad y de la relación médico-paciente deben regir estas interacciones.

En relación con las actividades clínicas, el acceso a la red es vital para una infinidad de usos, entre los cuales está la comunicación con nuestros pacientes, la actualización diaria del médico, el uso de aplicaciones basadas en “La Nube” y la publicación en web y en redes sociales.

En relación con las comunicaciones con nuestros pacientes, así como en redes sociales, el Colegio Estadounidense de Médicos (ACP por sus siglas en inglés) y la Federación de Juntas Médicas Estadounidense (FSMB) emitieron un documento de posición, el cual fue lanzado en el ACP Internal Medicine 2013 en San Francisco, California, y fue publicado simultáneamente en línea el 11 de abril en la revista Annals of Internal Medicine.

Según ellos, correos electrónicos y comunicaciones electrónicas deberían limitarse a los individuos con los que el médico tiene una relación médico-paciente establecida.

Uno de los retos es asegurar la confidencialidad. Publicaciones en Facebook, Twitter y otros sitios de medios sociales pueden ser ampliamente leídos, e incluso mensajes de correo electrónico se pueden ser reenviados. Se debe asumir que cada vez que enviamos una comunicación electrónica, no será sólo el paciente quien va a verlo.

Por lo tanto, debemos ser cuidadosos con el tipo de información que suministramos, particularmente la información privada y confidencial que el paciente pueda no querer compartir.

Los medios sociales permiten la comunicación con una audiencia mayor a la que se tendría con la práctica clínica, lo cual puede ser útil cuando se difunde información acerca de temas de salud pública o de vacunas.

Sin embargo, se debe estar consciente de que cualquier comentario que haga, puede tener una vida propia y se extienda de una manera en la que no había sido prevista. Los médicos debemos familiarizarnos con estas tecnologías y utilizarlas apropiada y eficazmente.

La actualización DIARIA del médico ha cambiado radicalmente desde que se masificó el uso de internet; todas las revistas médicas tienen su portal en internet y permiten el acceso a su contenido en el momento en el que se está publicando, algunas de ellas de manera gratuita y otras a través de diferentes formas de pago en línea.

Además de las revistas, existen muchas agencias y portales médicos que difunden a su vez, generalmente de manera gratuita y al minuto, las informaciones que van apareciendo tanto en las mismas revistas, como en los congresos de las diversas sociedades científicas mundiales, permitiendo que se masifique la información entre los médicos; el asunto es que hay que estar suscrito a estos servicios de información de acuerdo al interés particular de la o las especialidades que nos interese para nuestro ejercicio profesional.
Una de las páginas más completas que difunden la información por especialidades es http://www.medscape.com (en inglés) y con respecto al área cardiovascular, merece destacar a http://www.theheart.org (incluso en español).

Ahora, no sólo es importante para el manejo clínico de nuestros pacientes, recibir información de las novedades que van apareciendo en el mundo médico y científico, sino también poder revisar al instante detalles acerca de la farmacología de determinados productos farmacéuticos que utilizamos a diario, sus indicaciones, contraindicaciones, interacciones y efectos adversos. Para conseguir esta información, merece destacar la página http://www.rxlist.com aunque tiene la limitación de que el producto que buscamos debe estar permitido para su uso en los Estados Unidos de América.

Si bien todavía hay colegas que utilizan historias médicas en papel, la tendencia mundial es utilizar aplicaciones electrónicas y especialmente en línea que, no sólo facilitan el trabajo en el consultorio, especialmente en lo que se refiere a el manejo de récipes e informes médicos, permitiendo copiar y pegar desde la historia clínica, sino que incluso utilizando el acceso a las aplicaciones en “La Nube”, podemos tener en línea nuestras historias médicas y revisar e incluso actualizarlas, compartir información con cualquier colega o persona que se desee y hasta enviar informes con nuestro smartphone, tableta electrónica o computador, desde cualquier lugar del planeta con acceso a una conexión de data inalámbrica.

Aquí merece destacar: http://www.dropbox.com con todas las aplicaciones que se integran desde el PC y las diferentes plataformas de tabletas y smartphones.

Por último, la presencia en la web es fundamental para el médico en la actualidad. El contenido creado por usuarios y las comunicaciones en las aplicaciones basadas en Web, como los sitios de redes, sitios para compartir de los medios de comunicación o las plataformas de blogs, han aumentado drásticamente en popularidad en los últimos años, pero ha habido poca política u orientación sobre las mejores prácticas para informar las normas para la conducta profesional de los médicos en el entorno digital.

Las oportunidades que ofrecen aplicaciones en línea representan una nueva frontera en la medicina en la medida que los médicos y los pacientes estén mejor conectados.

Cada vez son más los pacientes no sólo que buscan a médicos y sitios donde realizarse determinado examen médico incluso desde su Smartphone, sino que, habiendo salido de la consulta médica, ingresan a internet para confirmar si lo que se les dijo o incluso, lo que se les recetó está correcto.

Debido a que los pacientes tienen tendencia a cada vez más recurrir a la web y al Dr Google en busca de consejo médico, los médicos debemos mantener una presencia profesional y dirigir a los pacientes a fuentes confiables de información en internet.

Por ello surgió nuestro portal www.medicinapreventiva.com.ve en el que no solo nuestros pacientes, sino todos nuestros visitantes, pueden conseguir información médica actualizada y de calidad, en un lenguaje fácil de comprender y con ilustraciones e infografías acorde al tema.

La presencia web es muy útil, incluso para explicarles a nuestros pacientes, durante la consulta, el problema que están presentando, ya no más dibujitos mal hechos en papel; basta con tener una tableta electrónica y ya tenemos a nuestra disposición una infinidad de recursos visuales y auditivos que va a dejar a nuestro paciente sorprendido de los recursos que tenemos a mano para atenderle.
El asunto es que hay que perderle el miedo a la tecnología que está ahí para facilitarnos el quehacer diario.

Referencias:
• Marcano, Rigoberto. Las tecnologías en línea ofrecen formas innovadoras para que los médicos interactúen con los pacientes, pero hay que tener CUIDADO! http://t.co/ArtLEP4ZgF
• Jeanne M. Farnan, MD, MHPE; Lois Snyder Sulmasy, JD et al. Online Medical Professionalism: Patient and Public Relationships: Policy Statement From the American College of Physicians and the Federation of State Medical Boards. Ann Intern Med. 16 April 2013;158(8):620-627
• Jim Kling. New Social Media Guidelines Issued for Physicians. Medscape. Apr 12, 2013.

Dr. Rigoberto J. Marcano Pasquier @rigotordoc
Medicina Interna
www.medicinapreventiva.com.ve