Trifulca en supermercado generó crisis diplomática entre Ecuador y Perú

Una pelea a golpes en un supermercado entre el embajador ecuatoriano en Lima y dos mujeres peruanas, en la que supuestamente hubo insultos racistas, degeneró el jueves en una crisis diplomática entre Ecuador y Perú, la primera desde que ambos firmaron un acuerdo de paz en 1998.

La crisis estalló luego que el gobierno del presidente Rafael Correa desoyó el pedido de su par peruano Ollanta Humala de retirar al embajador Rodrigo Riofrío, hecho que provocó que Lima llamé a consultas a su embajador en Ecuador lo que Quito replicó de la misma manera.

“La cancillería informa que en la fecha, y con ejecución inmediata, ha llamado en consulta a Lima al embajador en el Ecuador, Javier León Olavarría”, señaló en un escueto comunicado el ministerio de Relaciones Exteriores.

Casi al mismo tiempo el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño informó en un mensaje por la red social Twitter que “los gobiernos del Ecuador y Perú hemos decidido llamar en consulta a nuestros embajadores, después del lamentable incidente del 21 abril”.

El confuso incidente que envolvió al diplomático ocurrió el 21 de abril en un supermercado limeño cuando Riofrío recriminó verbalmente a dos mujeres -madre e hija- por no respetar el orden en la cola para pagar por su compra. La discusión tornó a mayores, siguió con las dos partes lanzándose golpes y una de las mujeres agarrando por los pelos al diplomático.

Según Cristina Castro, la madre que denunció la agresión a la televisora ATV, el embajador ecuatoriano dijo en medio de la discusión: ‘así son los peruanos, ignorantes, por eso este país no avanza, está lleno de indígenas’”.

Y agregó que Riofrío le había propinado una cachetada que le rompió los lentes, y golpeado a su hija con una revista.

Algunas de las escenas están grabadas en videos de seguridad del supermercado que han sido difundidos públicamente, aunque sin audio.

La gresca se agravó fuera del supermercado, donde habría también participado la esposa del embajador y donde comenzó una pelea entre mujeres, dijo Castro, apuntando a que Riofrío intervino con “manotazos” y “con la pierna en alto” las pateó. De ello no hay registro fílmico.

Según las dos mujeres, Riofrío –que asumió su cargo como nuevo embajador ecuatoriano en septiembre 2012– se identificó como turista y sólo se percataron que era diplomático cuando lo siguieron 200 metros hasta llegar a la sede de la embajada.

CORREA DEFIENDE A SU EMBAJADOR

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, también se refirió al incidente este jueves. “Tenemos el informe policial (peruano) donde dice que el embajador fue agredido y maltratado”, según declaraciones del mandatario en Guayaquil.

El respaldo al embajador ecuatoriano provocó en Perú una ola de indignación en la clase política y en las redes sociales.

“Estoy sorprendido (con el comunicado de Ecuador), dijo el presidente del Congreso, Víctor Isla, del oficialista partido Nacionalista, quien indicó que el procedimiento diplomático puede establecer considerar al embajador Rodrigo Riofrío como “persona no grata”.

“Es una afrenta al Perú. Esto ya dejó de ser un tema de calle para convertirse en un tema de Estado”, dijo la congresista conservadora Lourdes Alcorta, encargada de la comisión de Relaciones Exteriores del Congreso.

“Ese señor no se puede quedar. Ha costado mucho construir las relaciones entre Perú y Ecuador”, acotó Alcorta al evocar tácitamente las tres guerras que libraron los dos países entre 1941 y 1995 por un litigio fronterizo.

También abundaron llamados a la calma para no exacerbar reacciones nacionalistas violentas en Perú, que firmó la paz con Ecuador en 1998 en Brasil.

“Nada justifica reacción embajador ecuatoriano, debe retirarse del pais. Sin embargo debemos cuidarnos de calificativos generalizados”, anotó en Twitter el congresista, Yehude Simon, expremier del presidente Alan García (2006-2011).

Lima y Quito han tratado de poner paños fríos al incidente, coincidiendo en que se trata de “un hecho de naturaleza personal que no afectará el excelente nivel que caracteriza hoy las relaciones entre nuestros países en todos los órdenes”.

En las redes sociales, en tanto, aparecieron convocatorias organizar protestas ante la residencia del embajador ecuatoriano.

Francis Allison, alcalde del distrito de Magdalena donde está la residencia ecuatoriana, declaró que habrá manifestaciones “hasta que el embajador Riofrío deje Perú porque aceptar su presencia sería un precedente nefasto”.