Condenan a cuatro funcionarios policiales y un civil por muerte de ocho jóvenes

Foto: Archivo

Ante la acusación presentada por el Ministerio Público, fueron condenados tres funcionarios de la Policía del estado Mérida, un inspector jefe de la extinta Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip) y un civil, tras admitir su responsabilidad en el homicidio de ocho jóvenes, ocurrido el 24 de enero de 2009, en el barrio Brisas de Onia, en El Vigía, estado Mérida. mp.gob.ve

Antes del inicio del juicio, la fiscal 3° de Falcón, Edglimar García, ratificó la acusación contra los funcionarios de la Policía del estado Mérida Frank Izarra, Renniel Flores y Esteven Anderson Peña, por los delitos de homicidio calificado con alevosía, aprovechamiento de vehículo proveniente de robo, ocultamiento de arma de guerra y cambio ilícito de placa.

De igual forma, la representante del Ministerio Público ratificó la acusación contra Jack Zárate por los mismos delitos.

Asimismo, la fiscal García ratificó la acusación contra el inspector jefe de la Disip, Milko Molina, por la comisión de los delitos de homicidio calificado con alevosía, asociación para delinquir, cambio ilícito de placa y uso de documento falso.

Los referidos delitos están previstos en el Código Penal, la Ley sobre el Hurto y Robo de Vehículos Automotores y la Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada vigente para la época.

Ante la admisión de hechos por parte de los hombres, el Tribunal 3° de Juicio de Falcón, jurisdicción donde fue radicado el proceso por el Tribunal Supremo de Justicia, dictó condena de 19 años de prisión para Molina y 18 años para Izarra, Flores, Barrios y Zárate, quienes se encuentran recluidos en el Centro de Procesados Militares del estado Táchira.

El citado día, las víctimas se encontraban en un local de comida rápida ubicado en el referido sector, cuando llegaron los hoy condenados a bordo de una camioneta y dispararon en varias oportunidades contra Jonathan Zambrano Méndez (19), Carlos Mora Delgado (21), José Madrid Miranda (20), Jhonny Serrano Carrero (21) y cuatro adolescentes.

De inmediato, los jóvenes fueron trasladados al hospital de la zona, donde ingresaron sin signos vitales.

Tras la investigación coordinada por el Ministerio Público, fueron aprehendidos Molina, Izarra, Flores, Barrios y Zárate en horas de la tarde del 27 de enero de 2009, por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, el Ejército Nacional Bolivariano y la Guardia Nacional Bolivariana.

Durante la aprehensión de los hombres, fueron incautadas varias armas de fuego vinculadas con la muerte de los ocho jóvenes.