Emilio Nouel: Bribones políticos

Aunque no suelo opinar sobre el mundo del crimen, ésta será una nota que toca el tema de un tipo de delincuencia que raya en la común.

Debo confesar que me es difícil recordar políticos tan caraduras como, por ejemplo, el estafador de cantinas militares, hoy diputado de la Asamblea Nacional, que siempre pretende presentarse cínicamente como paladín de la legalidad, citando artículos de leyes y reglamentos, los cuales, sabemos, para qué uso personal los destina.

En el oficio de políticos, como en casi todos, abundan estos personajillos deleznables; pero, sinceramente lo digo, éste que nos ocupa se llevó la palma.

Es imposible creerle nada, ni el padrenuestro de rodillas, a un tipejo de look lombrosiano, a menos que se sea muy naïf para caer en sus trapisondas abominables.

Este elemento es de los que el gobierno chavista echa mano para ejecutar las peores perversidades y las más estrambóticas. Su carencia total de escrúpulos y vergüenza lo acredita para tales labores. Eso da cuenta muy bien de la alta estima que le tienen los suyos.

No hay trabajo sucio en el que no esté presente y haga gala de su parla repugnante y odiosa, de su sonrisita-mueca burlona, que no logra esconder su deleite en la maldad que está perpetrando.

Es el típico psicópata dedicado a la política que acomete sus vilezas con frialdad y desenvoltura pasmosa. Un cerebro puesto al servicio de su bolsillo y de la banda en la que milita.

Su fama lo precede. En estos ásperos años de revolución chavista, ya tuvimos la oportunidad de conocer su desempeño político. Hasta Ministro llegó a ser, aunque en estos tiempos de mediocridades enaltecidas sabemos que cualquier improvisado, incompetente y corrupto ha podido llegar a esos cargos.

Dos actuaciones deben ser recordadas, precedidas por su expulsión de la institución militar y enjuiciamiento por sus ardides rateriles en el manejo de modestos fondos de unas cantinas militares.

Nadie olvida la declaración en la que ante todo el país señalaba que a través de la tv estábamos siendo espiados en nuestras casas. Afirmaba entonces: “tenemos un video metido en nuestra casa, donde tenemos un grabador en nuestra casa y nos toman video y nos graban”.

Tal disparate lo puso en ridículo por lo absurdo, aunque examinando el asunto en retrospectiva, uno llega a la conclusión de que detrás de tal aparente babiecada se buscaba, a conciencia, manipular a la gente sencilla o desprevenida, que no estaba al tanto de saber si eso era o no posible.

La maldad detrás de aquella trastada está hoy más clara. ¿Acaso en estos años no nos ha deleitado el chavismo con despropósitos como ésos? ¿No dijo el líder máximo fallecido el dislate de que el terremoto de Haití de 2010 fue causado por la marina de EEUU? ¿Es mentira que el ilegítimo Maduro dijo hace unos meses que el cáncer de Chávez había sido generado porque no dormía y trabajaba mucho?

El otro episodio es el de Vladimiro Montesinos, hombre siniestro clave en el gobierno de Alberto Fujimori, que estuvo amparado por gente del gobierno chavista vinculada a sus negocios turbios.

El gobierno de Chávez negaba entonces que el fugitivo Montesinos se encontrara en nuestro país. Pues bien, el diputado desfalcador de ventorrillos milicos dijo entonces que el perverso personaje estaba muerto, porque a él le constaba que había sido asesinado en una base naval en Perú, en lo cual, por cierto, fue avalado por Chávez y José Vicente Rangel, a la sazón Ministro de Defensa.

Hoy, el diputadillo proletario de las corbatas Louis Vuitton (según él mismo, tiene que comprarlas de esa marca porque en el país no se confeccionan) y visitante VIP de la escudería Williams de Fórmula 1, está encargado de realizar investigaciones en la Asamblea Nacional sobre diversos temas, entre ellos, evento violentos generados después de las elecciones del 14-A.

No es difícil adivinar lo amañadas que serán las resultas de aquellas. ¿Qué otra cosa podría esperarse de un bufón inescrupuloso como éste?

La última hazaña revolucionaria de “El Carroña”, junto a su carnal “El magnate de El Furrial”, es haber premeditado y ejecutado canallescamente, una agresión física salvaje contra los diputados de oposición. En lo videos que pudieron tomarse, se le ve incitar a sus compañeros a perpetrar tal embestida traicionera de corte fascista, el día 30 de abril pasado, no sin antes, cual cobarde, ponerse a buen resguardo.

Este tipo de bellacos le hacen mucho mal al país y a la convivencia civilizada. El chavismo, desgraciadamente, los ha encumbrado. Estamos viviendo episodios en que estos retorcidos especímenes, lindantes con la delincuencia, están perpetrando a sus anchas todo tipo de tropelías y salvajadas, propias de regímenes totalitarios.

Flaco servicio le hacen a Maduro, en momentos de marcada debilidad. Pareciera que están haciendo todo lo posible para que se termine de desbarrancar.

Venezuela no se merece ser dirigida ni gobernada por estos bribones.