Farc dice estar dispuesta a revisar errores

(Foto Archivo)

La guerrilla colombiana de las FARC dijo el viernes al cierre de otra ronda en el diálogo de paz con el Gobierno que está dispuesta a “revisar” cualquier “error” cometido durante medio siglo del conflicto armado que ha ocasionado miles de muertos, pero descartó someterse a la justicia en el país sudamericano.

Las declaraciones se producen tras cinco meses y medio del inicio de las conversaciones de paz lanzadas en noviembre entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC, en las que las partes han encontrado aproximaciones en el tema agrario pero sin acuerdos que permitan pasar a otros puntos de la agenda pactada para La Habana.

Críticos del proceso de paz como el ex presidente Alvaro Uribe cuestionan el procedimiento porque temen a que haya impunidad y que los líderes de las FARC puedan ser elegidos en cargos públicos sin pagar un día de cárcel por delitos de lesa humanidad y crímenes de guerra.

“En cuanto a la guerrilla de las FARC, de la mano del pueblo, hemos dicho que cualquier error que se hubiese cometido en desarrollo del conflicto y de la resistencia armada a que nos ha obligado el terror de las élites en el poder, estamos dispuestos a revisarlo en función de la reconciliación”, dijo el grupo guerrillero en un comunicado.

“Pero ninguna autoridad moral, tienen los victimarios y sus tribunales para juzgarnos. Coloquemos en manos de la Asamblea Nacional Constituyente, del pueblo que es el soberano, las decisiones fundamentales que deben formar el tratado de paz que necesita Colombia”, agregó el texto leído a periodistas en La Habana.

El diálogo entre el Gobierno y las FARC basado en el principio de “nada está acordado hasta que todo esté acordado”, sigue una agenda que incluye además del tema agrario, la participación de los guerrilleros en política, la lucha contra el narcotráfico, fin del conflicto y la compensación a las víctimas.

Más tarde el viernes se espera un comunicado del Gobierno de Santos, cuyo equipo de negociación lidera el ex vicepresidente Humberto de La Calle.

Las FARC, con unos 8.000 combatientes, continúan siendo la mayor guerrilla de Colombia, pese a que han sido debilitadas tras una década de ofensiva militar en la que han muerto varios de sus principales comandantes.

Al término del octavo ciclo el viernes, el grupo guerrillero se mostró, sin embargo, optimista con el avance de la negociación pese a que no existe aún un acuerdo sobre el primer tema, clave para avanzar en el proceso.

“Se ha avanzado. Estamos avanzando. La delegación de paz de las FARC se siente satisfecha con los logros que estamos materializando, concretando en este esfuerzo por encontrar las posiciones de las dos partes”, dijo a periodista el jefe del equipo negociador por las FARC, Iván Márquez.

“Estamos trabajando (…) por la concreción de estos acuerdos, por la construcción de un acuerdo en torno al primer punto de la agenda”, agregó sin dar más detalles.

Una fuente del Gobierno dijo que el diálogo se reanudaría el 13 de mayo. Reuters