Hallan seis cadáveres con signos de tortura en una fosa en México

Campesinos del occidental estado mexicano de Michoacán localizaron hoy una fosa con seis cadáveres que presentaban signos de tortura, de los cuales tres tenían las manos amputadas y otra más un brazo, informaron fuentes del Gobierno del estado.

EFE

La Procuraduría General de Justicia de Michoacán (PGJM) precisó que la inhumación clandestina fue localizada al mediodía en un terreno conocido como “El Chupadero” en el poblado de Parangüitiro, municipio de Tingambato.

Peritos en criminalística y policías ministeriales de Michoacán realizaron la exhumación de los cadáveres y descubrieron que la fosa tenía dos metros de largo, uno de ancho y unos ochenta centímetros de profundidad.

La fiscalía detalló que tres de las víctimas son varones y sus manos se encontraban mutiladas, mientras que el cuerpo de una de las mujeres tenía desprendido un brazo.

Los seis cuerpos estaban atados de los píes y presentaban diversas huellas de tortura que al parecer les habrían provocado la muerte hace un mes aproximadamente, según los análisis preliminares.

Los cadáveres fueron trasladados al Servicio Médico Forense (Semefo) de la PGJM, donde médicos determinarán con exactitud la causa de los decesos de las víctimas, que aún no han sido identificadas.

Tingambato se ubica a 90 kilómetros de Morelia, capital del estado, en la llamada “Meseta Purépecha”, donde habitan indígenas purépechas, la principal etnia en Michoacán.

La PGJM reveló que una de las líneas de investigación del múltiple homicidio apunta a la autoría de sicarios de la banda criminal conocida como “Los Caballeros Templarios”, que surgió en 2011 como una escisión de otra que dominaba la zona, “La Familia Michoacana”.

A “Los Caballeros Templarios” se les atribuye la producción de drogas sintéticas para ser traficadas a Estados Unidos.

La organización criminal también es señalada por autoridades mexicanas como responsable de homicidios, secuestros, desapariciones y extorsiones a comerciantes y transportistas en los 113 municipios de Michoacán.

Este día varios diarios han informado que, por culpa de la inseguridad, dos empresas, Danone y la farmacéutica mexicana Grupo Saba, han decidido cerrar sus fábricas en Michoacán y trasladarse a otras a Querétaro y Jalisco respectivamente, dos zonas de México menos violentas.

Con anterioridad camiones de reparto de la empresa Sabritas también sufrieron ataques intimidatorios de grupos criminales en Michoacán. EFE