Julio Borges: El fascismo siempre convierte a las víctimas en victimarios

(Foto archivo EFE)

“Mi familia me ha apoyado siempre, con temor, convicción y mucha fe”, destaca el diputado Julio Borges, coordinador nacional de Primero Justicia, pocos días después de ser agredido en la sesión parlamentaria del 30 de abril. Señala que no se irá del país ni claudicará en la batalla por la democracia, y evoca a Rómulo Gallegos para definir a la Asamblea Nacional como “civilización versus barbarie”.

Tiene como ejemplo a su padre, que a los 83 años de edad se mantiene al servicio público en el Hospital Universitario de Caracas. Borges solicitó esta semana ante la Fiscalía que se exija a la Asamblea Nacional la entrega de los videos de las cámaras de seguridad del hemiciclo para que se conozca la versión real del incidente en el que varios diputados sufrieron lesiones. Su petición fue suscrita por el bloque de la unidad democrática.

—¿Cree que la Fiscalía acate la petición y se difundan los videos del 30A?

—Nuestra solicitud se basó en el hecho de que el Gobierno utiliza todo su poder, cadenas y recursos para mantener la mentira y torcer la realidad. Las dudas se despejarían con las tomas de las cámaras de seguridad, que son muchas y tienen todos los ángulos del hemiciclo. Es una gran vergüenza que el canal de la AN sólo transmitiera el escudo y el techo. Nosotros estuvimos ese día tres horas esperando que el oficialismo resolviera sus problemas internos; se nos negó el derecho de palabra o una solución pacifica y, al final, cuando protestábamos con unas pancartas, fuimos golpeados por expresarnos.

“El único tribunal que tenemos es la opinión pública; por eso queremos que se vean esos videos. Igual se sabría la verdad si el CNE permitiera una auditoría del 14A para conocer las huellas, los cuadernos y el registro electoral. El Gobierno quiere meter la basura debajo de la alfombra y eso se aplica a la producción de petróleo, a la construcción de viviendas, al combate de la inseguridad”, añadió.

—El presidente Maduro aseguró que usted e Ismael García lideran el plan de desestabilización y violencia…

—Nicolás Maduro debe reflexionar y entender que el más fuerte en su defensa, Diosdado Cabello, está hundiendo su falta de legitimidad y la poca gobernabilidad. Utilizan este problema para poder destruirse entre ellos mismos. Es irracional que se me acuse de promover la violencia en la Asamblea Nacional, cuando he sido agredido tres veces este año.

—¿Cuándo sucedieron esos ataques?

—El primero fue el 22 de enero, cuando el diputado Claudio Farías, un sigüí de Diosdado Cabello, me agredió durante la sesión. Después el 16 de abril, cuando lanzaron un micrófono a William Dávila, Juan Carlos Alemán, un sigüí de Maduro, me atacó. El 30 de abril Michele Reyes me golpeó y estos hechos los narré ante la Fiscalía Superior de Caracas y la Fiscalía 59ª. Estaba sentado unos puestos detrás de mi y fue él quien inició los ataques. Es irregular que Reyes, suplente de Elvis Amoroso, fuese incorporado en la misma sesión en la que estaba el principal.

—El Gobierno desestimó las heridas sufridas por los diputados de la unidad…

—A mi me prestaron primeros auxilios en Protección Civil de la Alcaldía de Sucre, donde hicieron un reporte oficial. Luego fui a una clínica, me tomaron tomografías y me vieron tres médicos que no conocía. Apareció fractura del hueso malar, que sostiene la base de la orbita del ojo, y otras lesiones. Si el Gobierno se burla de uno, que tiene acceso a los medios, qué le queda al resto del país. El fascismo siempre acusa a los demás de lo que ellos provocan, ocurrió cuando quemaron el Parlamento nazi; convierten a las victimas en victimarios.

—¿Cómo asegurar que en el video, mostrado por la unidad, en el que se ve a Pedro Carreño conversando con Cabello, el presidente de la AN ordenaba la violencia?

—En las cámaras de seguridad se nota que luego de la conversación en el palco, Carreño da una seña y comienza la embestida contra nosotros y vienen a la esquina donde estábamos arrinconados. Todo fue premeditado: nunca se cierran las puertas, y ese día sólo hubo un acceso abierto; no teníamos escapatoria.

—¿La conducta del Gobierno luego del 14A confirma el triunfo de Henrique Capriles?

-Capriles no sólo ganó el 14A, gana cada día en su lucha por la justicia social, la igualdad y contra los enchufados. Henrique se ha sudado el lomo recorriendo el país.  El Gobierno se ha debilitado por la falta de apoyo popular. Es necesario que el Gobierno reconozca al país, no a la oposición, no al líder; reconocer al país entero, que cambió. Si no están perdidos y terminarán estrellándose frente a la historia.

—¿Asistirán a la próxima sesión? ¿Llevarán cornetas y otras “armas de desestabilización”?

—Claro que iremos; y propongo que, como ha sido en la historia republicana, todos los medios estén en la Asamblea, y no metidos en un cuarto como delincuentes; que tengan ojos para ver lo que allí ocurre y lo reflejen al país.

Más información en El Nacional.