Agente cubano renunció a nacionalidad de EEUU

El agente cubano René González, que está en La Habana con permiso judicial de Estados Unidos tras purgar una condena de 13 años de cárcel por espionaje, presentó este lunes los documentos de renuncia a la nacionalidad estadounidense para quedarse definitivamente en la isla.

“Ya están llenos los documentos para la renuncia a la ciudadanía norteamericana y ya el proceso está en manos de ellos y tomará su tiempo”, dijo González a los periodistas tras entregar los documentos pertinentes en las oficinas de Sección de Intereses de Estados Unidos (SINA) en La Habana.

González, de 56 años y nacido en Chicago, es uno de los cinco agentes cubanos detenidos en Estados Unidos en 1998 y condenados a largas penas por espionaje en 2000. Cuba los considera “héroes” y alega que no espiaban a Estados Unidos, sino a grupos anticastristas de Miami (Florida, sureste) que planeaban acciones violentas contra la isla.

El agente, que salió de prisión en octubre de 2011, se encontraba bajo libertad supervisada y viajó a la isla con un permiso judicial el 22 de abril para asistir al sepelio de su padre.

“Me siento feliz de estar en Cuba, de estar con mi familia, incorporarme a la sociedad a la que pertenezco”, dijo González, quien acudió a la SINA con su abogado estadounidense Phillip Horowitz.

“Lo más probable es que no tenga que regresar a Estados Unidos”, añadió González, quien explicó que el permiso judicial vence el 16 de mayo, pero es posible que su renuncia sea aceptada antes de esa fecha y sea innecesario volver a Estados Unidos a cumplir los seis meses que le restan de libertad supervisada.

González llegó a la SINA, situada frente al emblemático Malecón de La Habana, en un automóvil negro y fue saludado con aplausos y vítores por una veintena de vecinos. Permaneció 40 minutos en las oficinas antes de marcharse en el mismo vehículo con su esposa, Olga Salanueva, tras hablar brevemente con la prensa.

“Una vez que ese certificado (de renuncia) se extienda ya no soy ciudadano norteamericano y, bueno, seré un humilde ciudadano cubano solamente”, dijo.

Aunque fue cauto en sus declaraciones, llamó a seguir “luchando” por la liberación de los otros cuatro agentes cubanos presos en Estados Unidos: Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando González.

“Es un crimen que estén presos, no merecen estar presos y tenemos que seguir luchando porque los necesitamos en Cuba”, afirmó.

En Brasilia, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, reiteró este lunes que La Habana está dispuesta a conversar con Washington sobre un posible canje de los agentes cubanos con el contratista norteamericano Alan Gross, condenado en Cuba a 15 años de cárcel por distribuir equipos de telecomunicaciones a grupos judíos por encargo del Departamento de Estado.

“Cuba ha ofrecido al gobierno norteamericano toda su disposición de iniciar conversaciones serias, respetuosas, tomando en cuenta aspectos humanitarios, para tratar de hallar una solución al caso del señor Alan Gross, que tome en cuenta también preocupaciones humanitarias recíprocas en el caso de otros ciudadanos cubanos que sufren sanciones en Estados Unidos”, dijo Rodríguez.

Washington ha rechazado un canje de los agentes cubanos por Gross, cuyo arresto ha provocado nuevas tensiones entre estos dos países que tienen un historial de disputas políticas y que carecen de relaciones diplomáticas desde 1961.

Este es el segundo viaje de González a la isla por motivos familiares. También fue autorizado por la justicia estadounidense en marzo de 2012, tras la muerte de su hermano Roberto. AFP