Brasil quiere recibir médicos cubanos

 

Brasil pretende admitir al menos a 6.000 médicos cubanos para cubrir el faltante de atención en salud en áreas remotas del país, informó el lunes el ministro brasileño de Relaciones Exteriores, Antonio Patriota.

Tras un encuentro con su colega cubano Bruno Rodríguez, Patriota señaló que los dos países están en discusiones con la Organización Panamericana de la Salud para dar permiso de trabajo a los galenos cubanos, aunque aún no hay un plazo definido para su llegada.

“Cuba es un país proficiente en el área de medicina, farmacia y biotecnología y Brasil estudia la posibilidad de acoger un número de 6.000 o más médicos. Estamos finalizando los entendimientos para que ellos puedan desempeñar su actividad profesional en Brasil para la atención de comunidades carentes”, expresó Patriota a periodistas.

Destacó que los dos países ya tienen iniciativas de cooperación en marcha en materia médica, como la que realizaron en Haití para atender una epidemia de cólera en ese país.

“Cuba se estableció mundialmente como un país que contribuye para elevar el nivel de salud de los países, lo ha hecho en América Latina”, destacó Patriota, en una referencia a la cooperación cubana con el envío de médicos a numerosos países en desarrollo.

Brasil tiene una distribución desigual de médicos, con una fuerte concentración de galenos en las pudientes regiones sur y sureste, donde hay entre dos y tres médicos por cada mil habitantes. En contraste, el empobrecido norte y noreste del país tiene alrededor de un médico por cada mil habitantes, según datos del Consejo Federal de Medicina, órgano público que regula el ejercicio de esa profesión en Brasil.

El promedio en Europa es de 3,09 médicos por cada mil habitantes.

La dificultad que ha tenido Brasil para recibir médicos extranjeros es que las universidades ponen trabas al reconocimiento de sus títulos, lo que ha bloqueado la llegada de profesionales a cubrir el déficit en áreas remotas o empobrecidas.

En la visita de un día de Rodríguez a Brasilia los cancilleres conversaron también sobre la cooperación en el campo económico. El diplomático cubano destacó que espera recibir apoyo de Brasil en la “actualización” de la economía del país caribeño.

“El proceso de actualización del modelo económico cubano es una oportunidad especial para el desarrollo de relaciones en el plano económico, comercial, de inversión, turismo, de contacto de líneas aéreas. Sentimos que los procesos de reordenamiento de la economía cubana constituyen una verdadera oportunidad para la empresa privada brasileña”, señaló Rodríguez.

Indicó que “para Cuba es de sumo interés conocer la experiencia de Brasil en el desarrollo de su economía, de los créditos, de la pequeña y mediana empresa, en el desarrollo de sistemas fiscales e impositivos. Hay un excelente intercambio de información e ideas en esta materia y este proceso lanzará oportunidades adicionales para un partido como Brasil que es el segundo socio comercial de Cuba”.

Se trata de la cuarta visita que Rodríguez realiza a Brasil desde que la presidenta Dilma Rousseff asumió el poder en enero de 2011.

AP