¿El erotismo es un desafío de los dos?

Foto: Archivo

“El sexo es una parte fundamental de toda relación amorosa. Si se quiere poner en números basados en encuestas, representa entre un 40 y un 60 % de la vida en pareja. Y aunque el tiempo pase, mantener vivo el deseo seguirá siendo un desafío y, por qué no, un problema para muchas parejas.

Pensar o convencerse de que las ganas se encienden con solo insinuar, “apretar el botón”, o por el simple hecho de “juntar los cuerpos”, es un error. El sexo tiene sus tiempos, sus códigos de acercamiento y sus pautas de acuerdo. En los primeros años de la relación es una fuerza espontánea, a veces movilizada por la pasión que no requiere de muchos recursos para hacerse presente. No obstante, las fogosidades del principio se apaciguan con el tiempo y dan paso a un deseo más calmo, no por eso exento de intensidad.

Es frecuente escuchar, no sin cierta nostalgia, como las parejas se quejan por el vigor perdido y aparecen reproches mutuos e incertidumbre por el futuro. Y no ocurre sólo con quienes llevan varios años juntos, también los jóvenes se quejan: “nos llevamos bien en todo, pero en el sexo no”.

“En la semana somos como amigos”

La imposibilidad para encontrar un espacio de intimidad cuando la rutina y las responsabilidadesocupan gran parte del día es uno de los temas planteados con más frecuencia. En el contexto de trabajo, hijos y preocupaciones pareciera que el sexo no tiene cabida. Se lo relega para los fines de semanay prescinde de todo contacto anterior que pudiera indicar que se está insinuando un encuentro erótico.

Si el deseo sexual está tapado por la rutina o el cansancio, no debieran correr igual suerte las caricias, los besos, la ternura o la comunicación más atenta, que incluye mirar y escuchar al otro. La falta de estos “ingredientes” fundamentales hace más difícil entregarse y disfrutar el “buen plato” del sexo.

Después vienen las quejas: “quiere que me caliente enseguida”, “durante la semana ni me habla y ahora quiere que sea una diosa en la cama”, “enseguida va al grano y no me da tiempo a que me excite”, etc.

El saber erótico se construye de a dos

La falta de acuerdo puede quedar escondida bajo el “deber ser”. Muchas mujeres no se atreven a plantear el malestar a sus hombres por temor a “herir su orgullo”. Se callan, no reclaman para que se respeten sus tiempos, no piden lo que les gusta o simplemente no lo saben, y deja que el hombre haga lo suyo.

Aún muchas mujeres desconocen su cuerpo y sus posibilidades erógenas. No se tocan con fines de exploración, ni tampoco se animan a guiar a sus parejas por un recorrido de búsqueda erótica. La represión actúa sobre el cuerpo y limita el placer a lo genital. Y si están con hombres con escaso interés tendrán pocas posibilidades de saber algo más sobre sí mismas, excepto que rompan con sus corazas y comiencen a preguntarse (y a reclamar) por sus carencias.

Otras delegan todo en el “saber carnal” de los hombres. Creen que ellos son “sabelotodo”, que tienen un conocimiento intrínseco propio de la masculinidad para hacerles descubrir el placer. Gran error. Los hombres están tan perdidos como ellas. Pueden dirigir su pene erecto hacia la vagina, pero de ahí a recorrer el cuerpo femenino con dedicación, tiempo y pericia, hay un abismo. Y esa brecha, necesaria para la construcción de un vínculo sólido y singular para la pareja, solo puede ser sorteada por la dedicación mutua.

Con información de Entremujeres