Encuentran colmena con más de 60 mil abejas en una cabaña

Foto: AP

Es la mayor colmena que el apicultor Vic Bachman, de Ogden, haya visto en su vida: 3,6 metros (12 pies) de largo, en los aleros de una cabaña en el Valle de Ogden.

“Calculamos que sacamos unos 7 kilos (15 libras) de abejas de allí”, dijo Bachman, quien explica que eso equivale a unas 60.000 abejas.

Bachman fue llamado a la cabaña el mes pasado en Eden, Utah. Al desmontar un panel que cubría el techo, no tenía idea de encontrar varios panales compactos que formaban una masa de 3,6 metros (12 pies) de largo, 1,2 metros (4 pies) de ancho y 41 centímetros (16 pulgadas) de grosor.

Las abejas vivían en el lugar desde 1996 y no molestaban a los inquilinos. La cabaña no se usaba mucho, pero cuando los dueños necesitaron ocuparla mientras construían otra vivienda cerca, decidieron que la colmena era un peligro para sus dos hijos. Unas cuantas abejas habían logrado entrar a la casa y la colmena estaba cerca de la ventana de la habitación de uno de los niños.

Los dueños no querían matar a las abejas, que polinizan flores y sembradíos.

Así que llamaron a Bachman, dueño de Deseret Hive Supply, una tienda que no se da abasto con la demanda de los insectos. Bachman usó una aspiradora para colocar las abejas en un receptáculo.

“No las lastima”, dijo.

El trabajo demoró seis horas, y a 100 dólares la hora, la factura fue de 600 dólares.

“Las abejas salieron caras”, dijo Paul Bertagnolli, el dueño de la cabaña, que quedó satisfecho con el trabajo.

Utah se considera el Estado Colmena, símbolo de la industriosidad. Lo que no se sabe es si era la mayor colmena de abejas de Utah, pero Bachman dice que quedaría muy alto en la clasificación.

“Es la más grande que he visto”, dijo.

El apicultor usó humo para calmar a las abejas, pero Bachman dice que los insectos son criaturas tranquilas, a diferencia de las avispas, que atacan y destruyen los panales y se comen a las abejas.

“Sólo quieren recoger el néctar y llevarlo al panal”, dijo. “Las abejas no pican a la gente, son las avispas”.

Bachman reconstruyó la colmena en el patio de su casa en el norte de Ogden, y se quedó con parte del panal para hacer velas y lociones para su tienda. La otra parte se la dejó a los dueños de la cabaña para que se la coman.

“Capturamos a la abeja reina y la tenemos”, dijo Bachman. “La colmena está en mi patio ahora y está muy bien”.