Carlos Valero: El breve gobierno de calle de Nicolás

Datanálisis publicó el fin de semana las cifras de aceptación de Nicolás en sus tres primeras semanas como presidente y la verdad es que son terribles para cualquier gobierno recién instalado en el poder. Según la encuestadora, la aceptación, sumando los que dicen estar muy de acuerdo con regularmente de acuerdo, se ubicó en 41.6, cifra bastante distante del número oficial que reconoció el CNE en la elección del 14A de 50.81. Es decir, en tan sólo tres semanas su popularidad bajó 9 puntos, cuando tradicionalmente en el tiempo inmediatamente después de realizadas las elecciones, el vencedor tiende a aumentar este porcentaje hasta en 30 puntos, especialmente en aquellos casos en los cuales el vencedor hace un discurso inicial de apertura y reconocimiento del electorado que no votó por esa opción y sus primeras acciones van dirigidas a gobernar para todo el país. Únicamente este fenómeno de disminución de popularidad puede explicarse en el hecho de que Nicolás en lugar de comenzar su gobierno gobernando, decide seguir haciendo campaña en Venezuela y en el exterior.

¿Qué resultados se pueden esperar del “gobierno de calle” de Nicolás y su combo de enchufados? En primer lugar, es probable que al terminar de darle la vuelta al país, el señor Maduro aprenda que el estado Cumaná es en realidad el Estado Sucre, que el estado Margarita constitucionalmente es el Estado Nueva Esparta y logre ubicar en tiempo y espacio la diferencia entre el Municipio Sucre y el Estado Sucre. Por el bien de nuestra imagen en el exterior, el sólo hecho de que la persona que “legalmente” – el concepto de legalidad y legitimidad son claramente diferentes- no cometa errores tan garrafales como confundir la geografía elemental de la patria ayuda a que en el mundo no se burlen de nosotros.

En segundo lugar, con la llegada en cambote de todo el alto gobierno en las poblaciones que vayan visitando inicialmente se generará un ruido inusual, algo extraño está pasando dirán los habitantes de cada zona, pero al irse van a generar una enorme frustración frente al cúmulo de promesas y mentiras. Hemos visto a Nicolás en acción: necesitan escaleras eléctricas para subir el cerro, aprobadas; los módulos de barrio adentro están cerrados y falta personal asistencial, Jaua te ordeno que llames a Raúl y le envíes dos aviones C 130 para que se devuelvan cargados de personal y medicina gratis para nuestro pueblo, etc., etc.

El gobierno no tiene capacidad técnica ni recursos para cumplir con todo lo prometido y por ello esa experiencia de gobierno de calle se transformará en un boomerang que continuará horadando el poco apoyo popular que aún tiene, mismo que obedece al tiempo de gracia que le están dando los seguidores del ex presidente fallecido para ver si el hombre es capaz de responder a las expectativas. La popularidad de Maduro es tan frágil porque en realidad no le pertenece, es una popularidad prestada, así como su liderazgo es prestado o como dirían los juristas rojos, sobrevenido.

Además, con el gobierno de calle, Nicolás intenta sacar ventaja a su compañero adversario Diosdado Cabello, quien controla las instituciones y el PSUV. En su guerra soterrada, pero evidente con el teniente, piensa que puede equiparar poder sumando apoyo popular, lo cual tiene lógica, pero la incapacidad de su gobierno terminará fortaleciendo aún más al pichón de dictador que dirige la Asamblea Nacional, quien ríe y calcula viendo como el otro se hunde en el inframundo de la impopularidad y el desprecio. La cuenta que saca mal Cabello es que Nicolás se hunde y se lo lleva también a él y al modelo del caos que hoy rige en el país.

La gran sorpresa para venezolanos y cubanos, psuvistas y demócratas ha estado en el pobre desempeño de Nicolás, quien fue muy mal candidato y está siendo mucho peor presidente. Estemos pendientes de las encuestas, pero el análisis político y el enorme fracaso económico no pueden generar un resultado distinto que la permanente caída en los niveles de aceptación de Maduro y su breve gobierno de calle.

Carlos Valero

Les invito a seguirme en twitter a través de la cuenta @carlosvalero08