Colombia denuncia incursión de guardia venezolana en zona de frontera

ARCHIVO

El Defensor del Pueblo Jorge Armando Otálora, señaló hoy que recibió denuncias de indígenas del corregimiento de Cacahual, en el Guainía (frontera con Venezuela), en las que aseguran que hombres del Ejercito del vecino país entran en su territorio para hostigarlos y quitarles las cosas que poseen.

Otalora a través de un comunicado manifestó que los indígenas le informaron que “a las 3.00 de la mañana (hora local, 8.00 GMT) de hoy 10 de mayo, hombres de la guardia del vecino país llegaron al lugar con atropellos contra los habitantes de la zona, en su mayoría indígenas dedicados a la minería artesanal”

Y explicó que a la defensoría del Pueblo “han venido llegando informes permanentes” en los que se advierte que un grupo de hombres de las fuerzas militares venezolanas se llevó dos embarcaciones de la comunidad cargada de diferentes elementos.

“Según los indígenas, los hombres de la guardia venezolana se llevaron enseres, alimentos, dos plantas de energía, dos motores para ‘lanchas voladoras’, 4 tambores de Acpm y 3 de gasolina (cada uno con 55 galones), y hasta un anillo de los moradores de la zona aledaña a Caño Sapo, afluente del río Atabapo, en jurisdicción colombiana”, aseveró Otálora.

El funcionario advirtió además que no es la primera vez que hombres del Ejército del país vecino incursionan en territorio colombiano, por lo que solicitó la intervención del Ministerio de Defensa y de la Oficina de Asuntos Consulares de la Cancillería colombiana, pues los indígenas de Inírida ya empezaron a armarse con palos y machetes, cansados de tantos atropellos.

Agregó que “los pobladores de la zona se quejan del continuo ‘boleteo’ por parte de las autoridades venezolanas, que les están exigiendo como cuota 300 gramos oro para poder hacer su actividad, que insisten es en territorio colombiano”.

Por último, Otálora resaltó la importancia de aumentar la presencia de la fuerza pública colombiana, ya que se trata de una zona muy extensa y la población se queja de la falta de protección. EFE