Estimula la piel para tener buen sexo

Publicado en: Curiosidades, Titulares

Foto: Referencial

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo y aún así, muchas veces la olvidamos durante nuestras relaciones íntimas. Aprende unos trucos básicos para disfrutar esta experiencia, y tu piel, al máximo.

Sigue estos pasos que te damos para lograr relaciones sexuales más creativas y explorar todos tus sentidos:

1. Relax total

Existen unas partes del cuerpo más sensibles que otras, por lo tanto estas requieren de mayor estimulación en momentos previos al sexo. Detente en las áreas donde crezca más vello corporal. (¡Ojo! esto no incluye los genitales). Un estudio publicado la revista “Naturaleza y Neurociencia” indicó que las caricias sobre las partes más velludas de la piel ayudan a estimular los nervios táctiles, también conocidos como fibras de placer.

Acaricia los brazos y la nuca de tu pareja suavemente, esta practica activará el sistema nervioso parasimpático que induce a la relajación total del cuerpo.

2. Exploración corporal

La acción de tocar la piel es un mensaje directo que llega al centro sexual del cerebro y anticipa los genitales para el sexo. Las zonas más erógenas del cuerpo son los órganos reproductores, los pezones y tetillas, y la cola; pero regiones como la ingle, la parte baja de la espalda y el pubis son también bastante sensibles. Tocar suavemente estas áreas con los dedos y la lengua ayudará a la excitación primaria. Puedes intentar lamer en línea recta desde su ombligo hasta el pubis sin tocar su miembro. Luego comienza a chupar la piel de sus muslos delicadamente y alrededor de la ingle, esta reacción provocará en él la erección inmediata.

3. Masaje facial

Seguramente sabrás de las bondades de un masaje facial en un Spa o centro de belleza, y la sensación de relajación que este provoca. Por eso, lleva un poco de esos lugares a tu cama, y deja que él sienta toda esos efectos que producen los masajes en el rostro.
La mejor forma es que el se acueste boca arriba y ponga su cabeza sobre tus piernas, así tendrás la facilidad de acariciar la totalidad de su cara y cuello. Empieza con líneas rectas sobre su frente, pasa por sus mejillas y llega a su barbilla. Luego masajea sus pómulos, contorno de ojos y nariz. Deja pasar tu dedo pulgar sobre sus labios suavemente. Este recorrido aumentará su flujo sanguíneo y estimulará su sensibilidad cutánea.

Con información de revistafucsia.com

,

Comments are closed.