Ejército sirio castigará a hombre que arrancó el corazón a un soldado

El Ejército Sirio Libre (ESL) prometió el miércoles “castigar con severidad” las atrocidades cometidas por sus hombres, en medio de la conmoción mundial generada por un video que muestra a un presunto jefe rebelde arrancando el corazón y el hígado del cadáver de un soldado del régimen de Al Asad.

Estados Unidos expresó su “horror” y la ONU instó a que la Corte Penal Internacional tome cartas en el asunto.

En el ámbito diplomático, la Asamblea General de las Naciones Unidas al gobierno sirio por la “escalada” en la guerra que asola al país y apoyó el papel de la coalición opositora en las negociaciones para la transición.

Rusia se opuso a la resolución, alegando que podría ser un potencial obstáculo a las negociaciones. Solamente 107 de los 193 miembros de la Asamblea apoyaron la resolución, contra 133 que lo hicieron cuando Siria era el centro de los debates en el cuerpo multilateral, el año pasado.

Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia se unieron a los países árabes en el apoyo a la resolución, presentada por Catar y otras naciones árabes, que expresaron “indignación ante el rápido incremento del total de muertos”.

En Beirut, la Coalición de la oposición siria se congratuló por la decisión de la Asamblea General que interpretó como un “mensaje claro” hacia el presidente sirio Bashar al Asad.

La oposición siria “saluda el voto de la Asamblea Gneral de la ONU que constituye un mensaje claro hacia el régimen de Bashar al Asad para que cese la represión salvaje de la rebelión”, indicó un comunicado de la Coalición.

La Coalición llama en ese contexto a “todos los amigos del pueblo sirio a intensificar sus esfuerzos para garantizar una transición democrática del poder” en Siria, dijo el comunicado.

La Coalición pidió además presionar al régimen “para permitir el tránsito de la ayuda humanitaria y garantizar que los autores de crímenes de guerra sean enjuiciados”.

De justicia también habló el estado mayor del ESL al referirse a video que conmocionó a la opinión pública.

“El culpable de abusos será castigado con severidad incluso si es un miembro del Ejército Sirio Libre”, indicó el estado mayor del ESL en un comunicado.

“Los autores” de este video serán detenidos y juzgados”, indicó el comunicado.

Según Human Rights Watch (HRW), el hombre al que se ve en el video procediendo a eviscerar a un cadáver en uniforme y a llevarse el corazón a la boca amenazando con devorarlo es “un comandante de la brigada rebelde Omar al Faruk”, del ELS.

Interrogado vía Skype por la revista estadounidense Time, el rebelde, identificado como Jalid al Hamad, asegura haber actuado de ese modo tras haber descubierto en el teléfono móvil del soldado muerto videos mostrando que éste había “humillado” a una mujer desnuda y a sus dos hijas.

En las imágenes, el rebelde arranca el corazón y el hígado del soldado en uniforme, antes de gritar: “¡Juramos ante Dios que devoraremos vuestros corazones y vuestros hígados, soldados de Bashar el perro!”.

“Oh héroes matad a los alauitas y arrancadle el corazón para comerlo”, agregó el rebelde sunita, refiriéndose a minoría a la que pertenece Al Asad.

El insurgente se jacta luego de tener otro video en el que se lo ve cometiendo otras atrocidades, un fenómeno creciente en la guerra entre las tropas del régimen de Asad y la rebelión.

Desde principios de marzo de 2011, tras el estallido de una revuelta popular que se convirtió en guerra civil, se han multiplicado los videos que muestran atrocidades cometidas por los beligerantes.

El régimen y los rebeldes, enfrentados en un conflicto que ya ha dejado 94.000 muertos (según datos de una ONG), se acusan recíprocamente de crímenes de guerra y contra la Humanidad.

En el ámbito diplomático, el régimen sirio rechazó cualquier salida que implique una salida del poder de Asad, ante la perspectiva de una conferencia internacional propuesta por Estados Unidos y Rusia.

“Siria no aceptará ninguna imposición y sus amigos tampoco lo aceptarán”, proclamó el viceministro sirio de Relaciones Exteriores, Faysal Moqdad, en entrevista el martes por la noche con la cadena oficial siria Al Ijbariya. Rusia e Irán son los principales aliados del régimen sirio.

El canciller ruso, Serguei Lavrov, exhortó a la oposición a apoyar los esfuerzos de Rusia y Estados Unidos para organizar la conferencia.

La coalición de la oposición, que plantea la salida del poder de Al Asad como condición sine qua non para cualquier solución negociada, debe reunirse el 23 de mayo en Estambul, Turquía, para discutir sobre el tema.

En el campo de batalla, el ejército sirio, apoyado por tanques y por la aviación, intentaba el miércoles rechazar un asalto de rebeldes contra la prisión central de Alepo (norte), donde están detenidas miles de personas, indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH, cercano a los rebeldes).

Unos 4.000 presos, entre ellos islamistas y criminales de derecho común, están detenidos en esa cárcel ubicada en la periferia de Alepo, una región controlada mayormente por los rebeldes.

El balance de los combates y bombardeos ocurridos el miércoles en distintos puntos del país -Damasco, Hama y Homs (centro), Deras (sud), entre otros- era al mediar la tarde de 38 muertos, indicó el OSDH.