Humo del cigarrillo, principal causante de asma en los niños

Foto: Archivo


  • Evitar el contacto con el tabaco y sus residuos puede disminuir las crisis asmáticas
  • El cigarrillo modifica la funcionalidad regular de las vías bronquiales
  • Los hijos de fumadores presentan altos niveles de nicotina incluso durante el periodo de gestación

El asma es considerada la enfermedad crónica más común entre los más pequeños a escala mundial. La Organización Mundial de la Salud (OMS), estima que en la actualidad existen más de 235 millones de niños afectados.

La Dra. Julia Martínez, Médico Pediatra Neumonólogo, informó que aproximadamente el 7% de la población infantil de Venezuela sufre de asma, patología caracterizada por una inflamación crónica del bronquio, con una predisposición a ser heredada genéticamente, aunque suele desencadenarse debido a la influencia negativa de factores ambientales, virales y alérgicos.

No existe la cura para esta enfermedad, pero con un diagnóstico y tratamiento adecuados se puede lograr un buen control. La OMS señala que más del 80% de las muertes por asma ocurren en países con bajos ingresos, por lo que es indispensable que los medicamentos estén al alcance de toda la población. De igual forma, refiere que si no se toman medidas urgentes al respecto, las muertes ocasionadas por este padecimiento aumentarán en un 20% en los próximos diez años.

El humo del cigarrillo se encuentra entre las principales causas evitables de las crisis asmáticas en niños. La especialista señaló que este ocasiona irritación bronquial, es por esto que evitar la exposición al mismo es una excelente medida para prevenir la aparición de la disnea, ya que se evita el daño en la vía área y su predisposición a reaccionar con inflamación en su mucosa.

Los residuos que quedan en la ropa después de fumar también pueden desatar un ataque de asma en los pequeños. En este sentido, la Dra. Martínez resaltó que existen tres formas de ser fumador: “A través de la inhalación directa del cigarro, de la inhalación indirecta del humo de las personas que están fumando en los alrededores y de la exposición indirecta debido a los restos tóxicos que se adhieren a la piel, cabello, vestimenta, entre otros”.

Evitar el hábito de fumar cuando se está cerca de los niños no basta para prevenir un episodio, es necesario alejar todo alergeno posible como el cigarrillo, el polvo y la humedad. Así mismo, es fundamental que el pequeño tenga un control médico adecuado que cubra todas las áreas de su organismo.

Por otra parte, la recomendación para los padres es invitarlos a que dejen de fumar, ya que afectan a todos los que viven a su alrededor. Para ello, existen terapias farmacológicas como la que ofrece la farmacéutica Pfizer, que pueden ayudarlos. La actividad física también es indispensable para reducir la ansiedad causada por la abstinencia.

La Dra. Martínez afirmó que los niños con padres fumadores cuentan con altos niveles de nicotina en su cuerpo, incluso desde el período de gestación. De igual forma, los lactantes y niños más grandes presentan todas las características de los fumadores pasivos al practicarles pruebas de función pulmonar y de orina.

Vive un nuevo aire

Pfizer Venezuela pone a disposición el programa Vive un nuevo aire, cuyo objetivo es incrementar las posibilidades de éxito del tratamiento, acompañando al paciente en su proceso de dejar de fumar y brindándole motivación, orientación y soporte en todo momento. Para formar parte de esta iniciativa, es necesario que el médico tratante inscriba directamente a sus pacientes.

Son múltiples los beneficios que reciben las personas afiliadas, entre los más importantes están el apoyo educativo y conductual a través de la página web: www.nuevoaire.com y mensajes de texto constantes que se le envían a los pacientes a fin de animarlos durante su tratamiento.

Para obtener mayor información sobre este programa, puede comunicarse con el 0800 NUEVOAI y así conocer más sobre sus ventajas.