Falta de quórum en Senado de Paraguay impide debate con oposición venezolana

Foto Archivo

La falta de quórum en la sesión plenaria del Senado de Paraguay impidió hoy el debate de una declaración de “solidaridad” con la oposición parlamentaria de Venezuela, informó a Efe un portavoz de la Cámara.

La vicepresidenta primera del Senado, Ana Mendoza, del minoritario partido derechista Patria Querida, había anunciado que presentaría hoy la declaración, que también insta al Ejecutivo a pedir a la Organización de Estados Americanos (OEA) que ayude “a restablecer el respeto y la democracia” en Venezuela.

Mendoza iba a demandar al Senado que tratara la declaración “sobre tablas”, sin el estudio previo de comisiones, pero la sesión ordinaria fue suspendida por falta de quórum.

Un grupo de 13 senadores pidió entonces la convocatoria de una sesión extraordinaria, que se celebró y en la que “se dio entrada” al documento de Mendoza, según el portavoz.

Según el reglamento, la declaración así presentada debe pasar por el estudio de comisiones como la de Relaciones Exteriores, pero la senadora aseveró que propondrá su debate en la sesión ordinaria del jueves próximo “con o sin dictamen” de las comisiones, añadió la fuente.

El Legislativo paraguayo recibió recientemente a una delegación de tres parlamentarios venezolanos, miembros de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), de oposición al vencedor de las elecciones presidenciales de abril, Nicolás Maduro.

Maduro fue declarado “persona non grata” por el Parlamento paraguayo, por su presunta injerencia en la crisis por la destitución de Fernando Lugo como presidente, en junio pasado, cuando acudió a Asunción como miembro de una delegación mediadora de cancilleres de la Unasur.

La destitución llevó a la Unasur a suspender a Paraguay, como también hizo el Mercosur, que al mismo tiempo aprobó el ingreso de Venezuela, bloqueada durante años por el Senado paraguayo.

Mendoza dijo esta semana que, con la declaración que promueve a instancias de los parlamentarios de la MUD, no pretende “tener injerencia en los asuntos internos de otro país” cuando sí la hubo en la intervención de Maduro, según un comunicado oficial.

Admitió que no confiaba en conseguir el apoyo de los demás partidos para aprobar la declaración, pero sí generar un debate en los medios para que “la ciudadanía pueda saber quiénes han cambiado de opinión y por qué lo han hecho”, según el comunicado.

“Ojalá que no sean los petrodólares los que le hagan cambiar de opinión una vez más a nuestros representantes. Por eso Paraguay no es respetado (…) porque sus representantes son vendepatrias”, lamentó.

Mendoza calificó de incongruencia invitar a Maduro a la ceremonia de toma de posesión del presidente electo, el colorado Horacio Cartes, el próximo 15 de agosto, salvo que el venezolano “revea la actitud y la actuación que tuvo” en junio pasado y “por lo menos pida disculpas al pueblo paraguayo”.

Cartes no ha dejado claro si invitará a Maduro a la ceremonia. EFE