Ronald Balza: Economía venezolana entró en fase naranja

 

Para el economista, Ronald Balza, la promesa del Gobierno en mantener la tasa de inflación anualizada entre 16% y 18%, es una meta casi imposible de lograr, pues estima que para el primer semestre de 2013, estas cifras serán superadas,  principalmente porque los métodos empleados para controlar la inflación son “insostenibles en el tiempo, y extremadamente costosos”.

“Durante el año 2012, la inflación se controló generando importaciones masivas, manteniendo el control de precios que debilitaron a las  empresas con capacidad de producción suficiente, y suscitando presiones permanentes sobre el tipo de cambio”, explicó el analista económico.

Sin embargo, para los primeros cuatro meses del año 2013, el panorama no es alentador. Se registró una inflación acumulada de 12,5%,  cifra que casi triplica el resultado registrado durante el mismo período del año 2012,  y que advierte el economista  “no se incluyó el nuevo modelo tarifario escalonado anunciado por  Min-Electricidad, ni el reciente aumento del 20% en los alimentos indicados por el Gobierno”.

En cuanto a las medidas que debe atacar inmediatamente el Gobierno para evitar una nueva devaluación de la moneda, Ronald Balza, reveló  que la prioridad es “revisar la política de gastos, y evitar paradojas como tener  un país en el que el gasto público crece todo los años de manera significativa y el sueldo de los profesores son miserables…Pareciera que el gasto  se dirige a fines que no permiten mantener el crecimiento  en aspectos tan importantes como la  educación y salud”, así lo dijo el ex coordinador de economía y petróleo de la MUD, en el Foro de Políticas Públicas del partido Alianza Bravo Pueblo para tratar el tema: “Inflación galopante y empobrecimiento masivo en Venezuela”.

Por su parte,  el subsecretario general de ABP, Cipriano Heredia, sentenció que si el Gobierno no realiza un giro de 180 grados en la aplicación de políticas económicas que logren controlar el gasto público y fomenten la productividad del sector privado, entonces los venezolanos estarán condenados al desabastecimiento y alto costo de la vida.

Aseveró que el índice de escasez de 21,3% y  la inflación- la cual pasó de 2,8% a 4.3% en abril- , son señales  para encender las alarmas.

“En Venezuela la inflación de los alimentos es cinco veces  más alta que  el promedio de la inflación de este rubro en América Latina, debido a la aplicación de un modelo económico rotundamente fracasado en países comunistas”, dijo el también Diputado al Consejo Legislativo de Miranda.

El vocero de ABP, aplaudió la intención de diálogo entre el Gobierno y el sector privado, aunque indicó que esta actitud era pertinente desde hace mucho tiempo. “Nos hubiéramos ahorrado   todas estas consecuencias  que estamos pagando los venezolanos por la aplicación de políticas económicas erradas tales como  la  confiscación de cuatro millones de hectáreas, las más de ocho mil industrias cerradas por diversas razones a lo largo de estos últimos 14 años, y más de mil empresas productivas expropiadas, una realidad que no cambiará de la noche a la mañana,   cuando aquí todos sabemos cuál es la situación”, concluyó Heredia.

Prensa ABP