Caterina Valentino: ¡En Conatel hay corazón de hierro!

La animadora venezolana Caterina valentino lo contó todo en una entrevista a el diario El Nacional.

 

Lea parte de la entrevista a continuación:

 

¿La han censurado como corresponsal de Radio Caracol? ­

¡Para nada!… Allí me siento más tranquila (risas).

­¿La intranquiliza el destino de su programa Hay corazón? ­

Solo sé que hay que continuar luchando.

­¿Y el de Venezuela? ­

Siempre hay esperanzas; estamos entrando en una época de luz.

­¿Según quién?

La cábala.

­¿Le pondrá ahora más corazón a la causa de Capriles? ­

(Carcajadas) Siempre hay corazón con el flaco.

­¿Alguna vez lo hubo por la revolución? ­

Tengo muchos amigos allí.

­¿Podría ser su programa un módulo para la reconciliación? ­

¡Claro!, todos podemos unirnos en un solo corazón.

­¿Con el “corazón de la patria”? ­(Risas)

Con el de la gente que cree en esta revolución.

­¿Los ha animado a saltar la talanquera?

Sí, y muchos han hecho corazón con el flaco.

­¿Un amor platónico? ­Robert De Niro.

­¿Nacional? ­(Carcajadas)

¡Ay!… No podría serlo porque haría todo por conquistarlo.

­¿Una rival? ­

No tengo.

­¿Cultiva la altivez?

­Para nada. Más bien el extremo: la humildad.

­¿Caprichosa?

­Valiente y terca. Nunca me rindo.

­¿Consentida de niña? ­

No hubo tiempo. Vengo de lo humilde, de Catia, de un hogar de mucho trabajo. Viví 19 años en la calle Colombia. Hice labor social.

­¿Un complejo? ­

Suelo ser perfeccionista. Y eso no es bueno.

­¿Un pecadillo confesable?

­Escaparme a montar a caballo.

­¿Qué tiene de rumbera? ­

Desde el rock hasta la salsa.

­¿De monja? ­

¡Muérete que de chiquita quise serlo! Hubiera acabado con la congregación (risas).

­¿De revolucionaria?

­Mis deseos inmensos por la libertad.

­¿Una heroína? ­

Juana de Arco. De aquí, María Corina.

­¿Una rabia? ­

El día que me dijeron que ya no iba al aire.

­¿De qué está hecho el corazón de Conatel? ­

Conmigo, hay corazón de hierro.

­¿Animaría la AN? ­

Con la política no hago corazón.

­¿Y los cacerolazos a Roque Valero y Winston Vallenilla?

­No estoy de acuerdo.

­¿Un pareja de parlamentarios haciendo corazón? ­(Risas)

María Corina Machado y Diosdado Cabello besándose. Me encantaría ver esa imagen.

­¿Otra fantasía? ­

La internacionalización. La estoy tocando.

­¿Primera dama?

­Solo sé que haría muchas cadenas de amor.

­¿Erótica? ­Siempre. Sobre todo en las noches.

­¿Porta novio? ­(Risas)

No… Estoy a la orden.

­¿Un lugar para amar? ­

El Ávila.

­¿Un desnudo fuera del jacuzzi?

­En el mar.

­¿Cómo duerme? ­

(Carcajadas) Sin mucha ropa.

­¿Un revolucionario? ­

El Papa Juan Pablo II.

­¿Una adicción? ­

El chocolate.

­¿Una contradicción?

­Caracas.

­

Para leer la entrevista completa, pulse aquí