¿Con qué nombre será presentada Xbox 720?

A escasos días de su presentación oficial, aún se desconoce cómo se llamará finalmente la nueva consola de Microsoft. El enigma ha suscitado una larguísima lista de nombres que han tenido en su momento mayores papeletas que el resto para ser el elegido, si bien han acabado cayendo al cabo de un tiempo. Por ahora se mantiene el nombre usado por los medios: Xbox 720.

Y está claro que la compañía norteamericana ha sabido jugar con esa baza para mantener el interés tanto del público como de los diferentes medios de comunicación dedicados al sector. No saber el nombre del producto ha convertido esta cuestión en uno de los debates más longevos desde que se ha especulado con los trabajos en la next gen, lo que se traduce, a su vez, en una continua presencia en los campos especializados y foros de todo el mundo.

Ello, lógicamente, ha provocado que se hayan ido esgrimiendo una enorme cantidad de candidatos que han ido teniendo diferente fortuna en cuanto a su repercusión mediática. Todo ellos, lógicamente, a partir de especulaciones o ciertos movimientos de la fabricante que pudieran apuntar a ello.

La denominación que más ha triunfado (y aún vigente) es lógicamente la que llevamos usando los medios en la mayoría de las ocasiones y que se ha basado en la hasta ahora tradición de la compañía: 720 como el doble de 360 (actual plataforma). La opción de volver a sumar 180, lo que daría una Xbox 540, no triunfó en ningún momento. Lo lógico o no de ambas opciones parece irrelevante. Simplemente, la primera de ellas se quedó.

Otros candidatos

Otra de las opciones bastante recurrente es Nueva Xbox, traducción aproximada de Next Xbox, que utilizan los angloparlantes, una denominación más simple, quizá en sintonía con un diseño más sobrio que Microsoft estaría implantando en todos sus productos; muy al estilo de Apple con sus iPad.

Ya pasando a los nombres no habituales en los medios de manera cotidiana, tomó en su día mucha fuerza Xbox 8, en clara referencia a la versión del sistema operativo Windows con el que funcionaría, y que la compañía quiere hacer el centro de todos sus dispositivos, con el fin de recuperar terreno y, sobre todo, prestigio. E incluso Microsoft ya se hizo con el dominio xbox8.com correspondiente. Pero, poco a poco, esta opción se ha ido diluyendo y esto último bien podría tratarse de un movimiento de defensa contra posibles usurpaciones.

En relación a esta opción, y como la posibilidad que sonó con más fuerza en las últimas semanas, nos topamos con Xbox Infinity, que saltó a la Red a raíz de la publicación de un artículo del rotativo británico International Bussines Times donde aseguraba a partir de fuentes internas que la consola acabaría denominándose así. A ello se le unió una imagen, pero que finalmente acabó siendo falso.

Ello, sin duda, supuso un duro golpe para esta opción que, aún así, sigue viva como posible candidata. Incluso hay teorías que lo apoyan: la fusión entre Windows 8 y la nueva consola (los dos productos principales de la compañía) daría, efectivamente esa Xbox 8, pero a lo largo de la presentación el número se tumbaría y acabaría formando el símbolo del infinito.

La última de ellas

Y hablando de fusión, otro de los nombres barajados en las últimas semanas y que también ha tenido su particular periodo de fama ha sido Xbox Fusion, que saltó a la luz a raíz de la compra de una serie de dominios por parte de la compañía: xboxfusion.com, xboxfusion.co.uk y xboxfusion.biz, entre otros. Lo más llamativo: que los dominios se redireccionan a la web oficial.

¿Es esta última opción la más cercana a cumplirse? ¿Qué nombre os gustaría ver en la nueva consola? ¿Por cuál apuestas? Quedan apenas un par de días para descubrirlo. Será este mismo martes 21 de mayo cuando se desvele uno de los mayores misterios en torno a la nueva (con minúscula) Xbox.