Carlos Julio Peñaloza: La Solución Militar

Los militares existen para  defender la integridad territorial y la soberanía de la patria. En Venezuela en este momento nuestro territorio y nuestra soberanía están siendo entregados en forma solapada a Cuba. Para ello colaboracionistas traidores  utilizan el subterfugio de un voto manipulado tras un sistema electoral fraudulento para revestir de una fachada democrática lo que es una burda entrega anti patriótica. Ni Chávez ni Maduro han llamado a referendo para rechazar o aprobar la creación de cubazuela. Ese es el paquete cubano que los Castro nos tratan de meter sin anestesia.

El intento solapado se ha prolongado hasta ahora esperando el momento propicio para propinar el zarpazo definitivo. El carisma e ingenuidad de Chávez, a quien los Castro manipularon como les vino en gana, les facilitó el trabajo. Todo iba viento en popa hasta que su muerte le quitó la columna fundamental al engañoso tinglado. Para complicar mas las cosas el sucesor que los Castro prepararon con esmero para reemplazarlo ha resultado un fiasco.

Hace pocos días Maduro metió las pezuñas al “confesar” en publico que el voto no era secreto para amenazar a los chavistas que no habían votado por el. Este paso en falso no fue aprovechado debidamente por la oposición que en vano insistió neciamente en que la opinión de Nicolás era falsa. Los Castro si sintieron que Maduro los había dejado en evidencia y estaba facilitando a Cabello mover sus piezas para el jaque mate. Ellos odian a este codicioso oficial por su nacionalismo, pero no se atreven a defenestrarlo por su ascendiente dentro de la organización militar. Ante la amenaza los Castro decidieron sacar de juego a Diosdado. De allí surge la idea del G2 de grabar un reporte de inteligencia de Mario Silva actuando como agente de los Castro para desacreditarlo y de ser posible incriminarlo por corrupción.

En este complicado juego la oposición civil parece temerle mas a Cabello que a los castro comunistas y no ataca frontalmente a Maduro. Esa estrategia es tarada y la escogencia no es entre lo malo y lo peor. La elección es entre cumplir con la Constitución  o ser un renegado y violar un juramento sagrado. La oposición parece dispuesta a seguir votando con el sistema SMARTMATIC con el cual no puede ganar ninguna elección presidencial. Nos dejarán ganar algunas gobernaciones o algún referendo insustancial, pero no están dispuestos a entregar las joyas de la corona. Lo vimos el 7-O y el 14-A. Lo confeso públicamente Maduro y lo confirmo Mario Silva. Es tan evidente que es infantil pedir pruebas.

Cerrado el camino electoral solo queda el camino militar. Antes de clamar por la ultima ratio debemos promover un referendo para decidir democráticamente si los venezolanos desean unirse a cubazuela utilizando el voto manual. Si ese referendo no se hace o se trampea solo queda la solución militar. Los miembros de la institución armada tenemos un deber constitucional de actuar si la patria esta en peligro. No somos jarrones chinos. No permitiremos que los Castro y un grupete de traidores nos la roben. No estoy llamando a un golpe estoy invocando a la Constitución Nacional para salvar la patria. Estoy convocando a mis compatriotas y compañeros de armas para que apoyen y promuevan un referendo para decidir si queremos ser una colonia cubana y adherirnos a su modelo fracasado o ser de nuevo una patria libre de la cual Bolívar debe sentirse orgulloso en su tumba. Estoy llamando al voto, no a las armas!