Dolor de garganta: posibles causas y forma de tratarlo

Publicado en: Salud, Titulares

El dolor de garganta es una de las afeccionas más tratadas por los médicos en la actualidad. Según laAcademia Americana de Otorrinolaringología, en Estados Unidos 40 millones de personas acuden al especialista por esta molestia.

El dolor de esta zona viene provocado por una inflamación de los tejidos que forman la garganta, pues se encuentran expuestos frecuentemente a infecciones.

Síntoma de enfermedad

Esta dolencia se asocia a la aparición de diversas enfermedades, la mayor parte infecciones provocadas por virus y bacterias de tipo contagioso. Las patologías más frecuentes provocadas por un proceso viral son las gripes y resfriados, pero también el sarampión o la varicela. El propio organismo genera los anticuerpos que terminan con el virus.

Una de las enfermedades virales que afecta especialmente a la garganta es la mononucleosis. El virus afecta al sistema linfático y provoca una inflamación muy dolorosa de las amígdalas. Se transmite por la saliva y afecta de manera más grave a los jóvenes, por eso recibe también el nombre de Enfermedad del Beso.

Respecto a la causa bacteriana, las infecciones más frecuentes son provocadas por una bacteria Estreptococo y son el origen de amigdalitis, faringitis, neumonías o escarlatina. Suelen tratarse con antibióticos.

Otras causas de dolor

Además de las enfermedades antes citadas, existen otros factores que provocan dolor en la garganta. En la época primaveral es muy frecuente dolores derivados de alergias al polen, pero también alergias a animales, al polvo y al moho.

En invierno, la calefacción de calor seco para luchar contra las bajas temperaturas ocasiona a menudo irritación y sensación de sequedad. Por ese motivo se deben utilizar humidificadores del ambiente.

También originan esta molestia el humo del tabaco y la contaminación atmosférica, la regurgitación ácida del estómago, sobre todo durante la noche, y forzar de manera excesiva la voz.

Recomendaciones para el dolor

Los síntomas más leves asociados a resfriados o gripes pueden tratarse con analgésicos, aumentado laingesta de líquidos, empleando un humidificador o con pastillas específicas para la garganta.

Los expertos recomiendan la visita al médico cuando el dolor sea severo y persiste más de los cinco días de un resfriado y sin estar asociado a alergias. En el caso de que haya dificultad para respirar, para abrir la boca, se acompañe de dolor de oído, fiebres altas, erupciones, bultos en el cuello o presencia de sangre en la saliva, es fundamental acudir a un especialista.

Patricia García/Diario Femenino

Comments are closed.