¿Por qué engorda mi ensalada?

Aceptemos que hay ensaladas con más calorías que un Brownie. ¿Un ejemplo? Basta con poner tres hojas verdes en un bol y aderezar después el verde con una buena cantidad de huevos, bacon, maíz de lata y tres cucharadas bien llenas de salsa rosa con todas sus calorías, colorantes y conservantes. Un bombazo, sí, pero para muchas personas, como “solo” están cenando una ensalada quizá este plato les haga tener la moral muy alta y sentirse libre de todo complejo de culpa. Después vienen las sorpresas.

En este caso parece obvio por qué esta ensalada es una bomba calórica y te dará un susto de muerte la próxima vez que te subas a la báscula. Sin embargo, hay otras ensaladas que parecen más sanas y ligeras y no lo son tanto.

Revisemos algunas posibilidades:

• Exceso de aceitunas. Es incuestionable que sean una opción sana y relativamente inocuas, pero nadie ha dicho que no engorden. Los nutricionistas dicen que poner aceitunas en una ensalada es como creer que comer una pizza de verduras adelgaza. Las olivas, tanto las verdes como las negras son ricas en sal, por tanto en sodio, y te harán acumular líquidos. Lo mismo sucede con las cebollas y los pepinillos encurtidos.

• Demasiados frutos secos. Las pasas, las nueces, los piñones y las almendras dan un toque exótico a cualquier ensalada y le cambian el sabor a uno menos soso, además de hacerlas más apetecibles. Ay … pero añaden calorías. La clave es dosificar estos ingredientes para que la ensalada no se convierta en una bomba calórica. Una solución puede ser cambiar los frutos secos por frutas frescas como la manzana, la piña o las fresas.

• El tamaño también importa. El control de las porciones es importante para adelgazar, aunque comas ensaladas. Mientras más lechugas pongas en un bol más ingredientes necesitarás para darle sabor a la ensalada. Los nutricionistas recomiendan que en lugar de lechugas iceberg, hagas tus ensaladas con hojas de espinacas baby o con una mezcla de varias hojas. Como regla general, mientras más oscura sea la hoja, mejor.

• Los aderezos y salsas, el toque graso. Aunque la etiqueta asegura que es Light o Diet, cualquier salsa para una ensalada tendrá más calorías que el aceite de oliva y el vinagre por separado. Además, suelen tener ingredientes para sustituir el azúcar y la sal que no suelen ser las elecciones más saludables.

Con información de MujerHoy