Alberto Franceschi: La Grabación es a favor de Diosdado

La llamada oposición disfruta su suicidio con fruición. Llámese  así al placer casi erótico con el que deleitaron al país con la filtración de las confesiones de Mario Silva ante el jefe de los espías cubanos en Venezuela.

No olvidemos que ellos mismos, el tal Palacio y el propio Silva, resuelven llevar a CD todo lo dicho por el hojillero y portavoz de Chávez por 10 años, para que el esbirro del G2 eleve a la máxima dirección castrista esas informaciones de primera, que vierte Silva sin ahorrarse ningún epíteto ni verosímiles escenarios.

Lo primero es preguntarse quién fue el que filtró esto, y Mario Silva miente cuando dice que son los israelíes, usando un mecanismo rarísimo de vuelo de un Drome estacionario sobre los archivos de La Hojilla, que los extrae como solo puede verse en vainas de ficción de Hollywood.

El sitio de la reunión al parecer fue el propio Circulo Militar, porque en una de las llamadas alguien que debe hacer tiempo para ver a Silva, lo manda a esperarlo en una habitación de alojamientos de ese círculo-hotel, que por cierto está plagado de militares y espías cubanos castristas.

Cuba no tiene el menor interés de filtrar ese monumento de zapeo general que cuenta Mario y los autores son de la inteligencia o contrainteligencia militar venezolana afín a Diosdado, que no tienen por ahora ningún interés en molestar a los cubanos.

Por eso el espía cubano es totalmente parco, casi ni es gravado, o borradas cuidadosamente sus intervenciones, y lo que seguramente ocurrió, es que al propio tiempo nuestros espías criollos le están mandando el mensaje al G2 sobre qué: “tenemos todo lo que dijo tu espía pero no queremos ahora cazar ningún pleito con ustedes, confórmense con saber que los tenemos agarrados también de vuestros colgajos”. 

Ese informe de Mario solo sirve a Diosdado Cabello y para empezar todo esa perorata solo muestra la putrefacción del régimen, pero allí la oposición NO VA PARA EL BAILE, ni siquiera la consideran un peligro, sino lejano y relativo, en la hipótesis que ganaren algún día las “elecciones burguesas”. 

Diosdado aparece encarnando un poder omnímodo, que controla todo y deja establecido que los otros factores de poder dependen de él, empezando por el poder del propio Maduro, quien es dibujado como un títere de  la malvada Cilia y  luciendo solo un gobiernito acorralado, con unos altos mandos que están de salida, además previendo una razzia sobre todo el poder militar para los  7 años entrantes, con el dominio de la promoción Diosdado del 85.

A los entusiastas opositores de ese video, que andan celebrando que Diosdado queda muy mal parado, tengo que transmitirle lo que me contó un muy alto oficial de inteligencia, ya retirado que paso años en el riñón del poder político: “Desde el punto de vista militar el poder que se le admite y demuestra a Diosdado, hace él el jefe ideal para jugársela a su lado y contra el pobre Maduro cuando sea necesario”… “ las acusaciones de una supuesta corrupción de gran escala ni siquiera lo rasguñan”.

Si Diosdado dio luz verde a los servicios de inteligencia militar criollo, controlados por él, para filtrar este bestial  ataque a Maduro y esa ponderación sin límites a él mismo, lo que quiere trasmitir es: “Maduro, me sacas a este sapo Silva, de esa posición mediática privilegiada y me sacas al marino Molero y a todo su combo, ahora en Junio-julio, cuando vienen rodando los ascensos miltares y las cabezas para implantar la nueva ecuación del poder político militar.

Hasta la escogencia del depositario de la filtración no es casual, escogieron al que fuese más vulnerable para los chavistas, por ser de los que traicionaron a Chávez.

La oposición no gana nada con ese pleito militar y  en el ángulo electoral  de la disertación de Mario Silva, cuyo segmento fue quizá  el único que resultó manipulado,  hace  referencia a los escrutinios del  14 de abril,  solo para ponernos a perder  y además como beneficiarios de un 10 % adicional que nos regalan las “jorguitas” del CNE.

La oposición ha puesto  sobre  el  tapete político y con gran fanfarria, que TODO  EL PODER PUEDE PASAR UN DÍA DE ESTOS A MANOS DE DIOSDADO, que ya tiene todas las de ganar,   y  en la cabeza de este  solo  imaginará agradecérselo,  si  se portan bien, con no mandar hacerlos papilla de nuevo en la Asamblea Nacional.
La lógica de nuestra dirección de oposición es esperar y esperar  y  confiar y confiar, que de la larga lucha dentro de las instituciones chavistas, saldrá alguna vez la imposible e inviable justificación legal  para reclamar en la calle que nos robaron otra vez las elecciones.

La otra alternativa era desatar los demonios el 17 de Abril, cuando más de medio país hubiera arrinconado al otro en desbandada, imponiendo en la calle la victoria de Capriles, pero eso como que es mucho camisón pa´ Petra, dadas la tradiciones de pacifismo bobo que nos acogotan.

Conformémonos entonces con que seguimos vivos, civilizados y esperando para agarrarles la caída en medio de los atajaperros que deberán ellos desatar  incluyendo sus peleas  a cuchillo,  a hojillas y a tiros, como confiesa Mario que ya empezaron.