César Miguel Rondón: Una tonelada de verdad

Se nos ha olvidado, pasó a retiro y ya no vuelve a las primeras páginas de la prensa, no ocupa espacios en los noticieros de televisión y los programas de radio. Me refiero a la señora Luisa Estela Morales. Pero no será fácil olvidarla dada la larga lista de oprobios, la larga lista de fallas, faltas para con el buen funcionamiento de la justicia y la democracia que dejó a lo largo de su penoso tránsito por la presidencia del Tribunal Supremo de Justicia. La traigo a colación porque la señora Luisa Estela Morales conformó un triangulo siniestro con la Fiscal General de la República y con la Defensora del Pueblo.

Ocupémonos de la señora Ortega Díaz. La Fiscal ha aparecido en la prensa hoy porque ayer, luego del revuelo que dejó la grabación de Mario Silva, dice: “No hay nada que investigar”. Es decir, si no la  llaman y le tocan la puerta, ella, por lo visto, no hace nada. Pero quien sí la llama y le toca la puerta es Diosdado Cabello. Ella ayer fue retratada junto a Blanca Eekhout y Cabello en un acto en el Palacio Legislativo.

La fotografía está en la primera página de El Nuevo País y con relación a Cabello dice: “Guapo y apoyado”. Se sabe mover rápidamente Cabello. Él, quien ha sido señalado como el más corrupto de todos los hombres del régimen chavista, ha dicho que “Va a sortear la tormenta”. Así el titular en El Nuevo País, donde, como decía, en la foto está al lado de Luisa Ortega Díaz para que vean, ella me va apoyar, ella me va a cuidar y ella ya dijo yo no voy a investigar. “Gracias por las palabras de apoyo, he navegado bajo tormentas más de 14 años y tuve al mejor maestro para vencer”, son las palabras de Diosdado Cabello. Mientras él dice esto, Nicolás Maduro, con la perspicacia que le caracteriza, afirma: “Hay una guerra psicológica para tratar de destruir la revolución bolivariana, para dividirla, para tratar de desmoralizarla”.

Habrán notado que ni el señor Maduro ni el señor Cabello, protagonistas penosos y lamentables del más lamentable aún audio del señor Silva, no aluden para nada a las cosas que dijo Mario Silva. Cabello dice: “sortearé la tormenta”. ¿Y no hay ni una palabra sobre la tormenta? ¿No tiene usted nada qué decir sobre las acusaciones tan graves sobre Cadivi, el Seniat? ¿Eso de que a usted “lo único que le interesa es el poder y el dinero”, no hay ninguna palabra sobre eso? ¿Y en el caso del señor Maduro, tampoco una palabra? ¿José Vicente Rangel no tiene nada qué decir?

Fíjense, las reacciones son: no nos van a desmoralizar, voy a sortear la tormenta, no voy a investigar, tampoco en el parlamento la fracción del Psuv va  a investigar nada. ¿Pero y el fondo del asunto, el meollo del asunto? ¿Qué pasa con eso?

No investigar es la mejor evidencia de que lo que está allí pesa una tonelada de verdad.

 

http://www.cesarmiguelrondon.com/editoriales/una-tonelada-de-verdad/