Manuel Rosales: Cuando se juega al caos pueden surgir gorilas y tiranías que aplastan la democracia

(Foto archivo)

El gobernador del estado Zulia (2000-2008), Manuel Rosales, se pronunció sobre la difícil situación que vive el país. Al respecto, el dirigente alertó que es grave y peligroso que en Venezuela se esté jugando al caos, porque esa situación puede propiciar “el surgimiento de los gorilas y las tiranías que aplastan la democracia. El respeto a la Constitución y la ley no puede ser suplantado por la habilidad y los pretextos tendientes a justificar su violación por parte de ningún sector”.

El presidente fundador del partido Un Nuevo Tiempo considera que “es iluso no reconocer que existen dos fuerzas claramente definidas y no entender que el pueblo reclama paz y progreso a pesar de las diferencias. Que una parte no podrá aplastar y desaparecer a la otra. En consecuencia, todos estamos obligados a actuar con mayor sensatez democrática, evitando los radicalismos que siembran odio y desesperanza”.

Manuel Rosales lamentó la situación de estancamiento en que se encuentra el país. “Los anhelos del pueblo destrozados, las aspiraciones legítimas incumplidas y los clamores de justicia no escuchados encienden, de manera inexorable, la chispa del reclamo popular. El fracaso y la crisis del pasado que nos condujeran al Socialismo del Siglo XXI, se han potenciado en la actualidad y estamos girando en un pernicioso círculo de atraso e injusticia social”.

En este sentido, exhortó a asumir la democracia “como una verdad absoluta y no como una simulación verbal, bordada de buenas intenciones que no se corresponden con la realidad de un país que se cae a pedazos”.

En sus declaraciones, el dirigente zuliano subrayó la necesidad de un diálogo y el rescate de la institucionalidad para el bien de los venezolanos. “Exigimos al presidente Nicolás Maduro, a Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, y a quienes embriaga el poder y se les hace sordo el oído para escuchar el grito sonoro de los sectores populares y de la clase media, que se ocupen de gobernar y hacer funcionar las instituciones, para enfrentar el drama del pueblo que va desde vivir arrinconado por la delincuencia, hasta tener que usar papel periódico para limpiarse en el baño, donde tampoco hay servicio eléctrico”.

De igual manera, indicó que se debe entender que “un verdadero demócrata respeta a la oposición y su derecho a reclamar y solicitar, a través de los mecanismos constitucionales, la revisión del resultado electoral”.

Para Manuel Rosales “cuando el abuso de poder y el radicalismo desplazan a la razón y al derecho de pensar y actuar libremente, surge el odio y la división irracional”. En este sentido citó a Louis D. Brandeis que señala que “siempre volvemos al tiempo en el que el hombre le tenía miedo a las brujas y quemaban a las mujeres”, para alertar que “todo este cuadro genera un estado de alarma, zozobra que sólo ha dejado recuerdos tristes y monumentos al desencuentro”.

Asimismo indicó que “todos sabemos y todos confesamos frente a las hogueras en que se inmola a los pobres y a la clase media por culpa de esta crisis que es generada por la desmedida ambición política, con la diferencia de que uno lo decimos en público y otros callan, pues juzgan más importante la conservación de sus privilegios, que reposan sobre la santidad de la mecánica política, o la prisa que impone el almanaque”.

“La oposición no está paralizada y el TSJ debe dar respuesta a los recursos interpuestos”. Sobre la solicitud hecha al máximo tribunal de la república por sectores de la oposición, el fundador de UNT señaló que “el TSJ tiene la obligación de dar respuesta a los recursos interpuestos por el ex candidato presidencial Henrique Capriles, para que tanto el Gobierno y la oposición sepan a qué atenerse”.

Según Rosales, “en la oposición no estamos paralizados ante los desafíos que tenemos por delante. Esta ha sido una lucha larga y dura que desde el 2006 emprendimos, cuando retomamos la ruta democrática y rescatamos el valor del voto, venciendo el desaliento y reunificando las fuerzas de la oposición, pasando por la hazaña de ganar por primera vez y en el mejor momento del fallecido presidente Chávez, el Referendo del 2007”.

Y a manera de conclusión recordó que “ganar alcaldías y gobernaciones, volver victoriosos a la Asamblea Nacional, hasta el extraordinario resultado de las últimas elecciones presidenciales, nos indica que el pueblo de Venezuela quiere un cambio del modelo fracasado que actualmente nos gobierna”.