Emplearán robots para proteger al Papa durante su visita a Rio de Janeiro

Foto: AP

Brasil empleará robots antibombas de fabricación estadounidense para reforzar la seguridad del papa Francisco durante su visita en julio a Rio de Janeiro, y también los usará para vigilancia durante la Copa Confederaciones que se jugará desde el 15 de junio, informó la policía. AFP

“La policía federal adquirió 15 robots antibomba por 7.490 millones de reales”, unos 3.745 millones de dólares al cambio actual, señaló el organismo en un mensaje enviado a la AFP este viernes.

Los aparatos serán distribuidos entre las 12 ciudades sede del Mundial 2014, seis de las cuales acogerán la Copa Confederaciones que se disputará entre el 15 y el 30 de junio. El torneo, que reúne ocho selecciones, es considerado un ensayo general del Mundial-2014.

Asimismo, los robots antiexplosivos formarán parte del riguroso esquema de seguridad que prepara Brasil para acoger la primera visita al exterior que realizará el papa Francisco desde su elección en marzo, según la policía federal.

El jefe de la Iglesia católica participará en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que se celebrará del 22 al 28 de julio en Rio de Janeiro, y visitará una favela de la ciudad y el santuario de Nuestra Señora Aparecida, en el estado de Sao Paulo.

A raíz de la visita, Brasil prevé desplegar 10.700 efectivos militares y policiales, según estimaciones divulgadas por la prensa, además de cuatro aeronaves en las que se movilizará el papa Francisco.

El contingente de robots “será utilizado para los grandes eventos” y tres de ellos estarán en Brasilia, sede del juego de apertura entre Brasil y Japón por la Copa Confederaciones, indicó la policía.

En Rio de Janeiro, donde se disputará la final, además de los robots habrá tanques de fabricación alemana en las afueras del estadio de Maracaná, que garantizarán una respuesta inmediata en caso de necesidad, según el ejército brasileño.

En total fueron adquiridos por Brasil 34 tanques usados Gepard 1A2 de defensa antiaérea para redoblar la seguridad de los torneos deportivos. Además de la visita del Papa y los campeonatos de la FIFA, Rio de Janeiro será anfitrión de los Juegos Olímpicos 2016.

Brasil no ha sido blanco de actos terroristas, pero el reciente doble atentado en la maratón de Boston en Estados Unidos, que dejó tres muertos y 176 heridos, puso en alerta al gobierno de Dilma Rousseff.

Para evitar cualquier ataque de ese tipo, será activada una fuerza de 1.200 militares especializados en la lucha contra el terrorismo y armas químicas, según las autoridades.