Jesús Sucre es el venezolano 293 en Grandes Ligas

“Lo único malo fue que perdimos”. Así inició el receptor venezolano de los Marineros de Seattle, Jesús Sucre, la descripción de su debut en las mayores.

Sucre, quien sirvió como octavo bate y careta de la novena en el revés ante los Rangers en el Safeco Field, aseguró haberse sentido “relajado” en el compromiso, a pesar de su importancia.

“Me sentí bastante bien, bastante tranquilo. No tuve ningún problema con los nervios, como suele pasar”, indicó el criollo del otro lado del teléfono. “Los muchachos me dieron la confianza y eso me hizo sentir más seguro”.

El cumanés, que se convirtió en el venezolano número 293 en jugar en las Grandes Ligas y se fue de 4-1 en el cotejo, también tuvo el apoyo de sus compatriotas.

“Félix (Hernández), Endy (Chávez) y Yoervis (Medina) hablaron conmigo y eso me ayudó”, comentó Sucre. “Félix me dijo que hiciera mi trabajo porque iba a estar aquí mucho tiempo”, agregó. Por ahora, Sucre simplemente disfruta su estadía en la gran carpa y las bromas que vengan con ella. “Elvis (Andrus) no me quería dar la pelota de mi primer hit”, señaló. “Somos amigos desde niños”.

Como si ya no fuera suficiente lidiar con la presión que puede generar un primer juego en la gran carpa, Sucre se vio en medio de una de las jugadas más polémicas en lo que va de temporada, cuando conectó un rodado a la inicial que terminó en doble play, a pesar de que el primera base no tomó la pelota para completarlo, sino el lanzador, quien no estaba pisando la almohadilla. “Yo pensé que era quieto porque el primera base había sacado el pie, pero nunca me imaginé que el pitcher había capturado la bola. Increíble”, comentó.

Fuente: Diario Líder.