Rafael Muci-Mendoza: Elogio del conejito…

Despertó Tarzán y como de costumbre, aleteando la nariz husmeó repetidamente el ambiente. ¨La selva está contaminada…¨, se dijo. Envió a la mona Chita a convocar a los animales al claro del bosque. Allí los arengó, – ¨De ahora en adelante todos harán pupú en este coto; el transgresor, será castigado con la muerte¨. Días más tarde su fino olfato detectó olor fecal… Volvió sus ojos al suelo y levantó con sus dedos unas cagarruticas redondeadas. Conocedor de su grey, de inmediato pensó: El conejito. La mona trajo al indiciado ante la presencia del rey de la selva. Temblaba a rabiar, pero a diferencia de la  democracia bolivariana se le permitió defenderse, -¨Alteza, cumpliendo su orden me acerqué al claro a ensuciar; una sombra negra me cubrió de súbito, y sentí el vozarrón del gorila preguntándome: Conejito, ¿sueltas pelo? Le respondí que no, que mi piel era tersa y fina; me alzó en vilo y limpió su trasero con mi pellejo…¨ Se hizo justicia.

Es harto conocida la cadena de carencias a la cubana que sufrimos la población. No hay nada, y para colmo se acabó el papel toalé que sutilmente nos limpiaba. En tiempos idos, la tusa llenaba esta penuria y además, era lavable; posteriormente el papel periódico. Investigando en el terreno sobre los diarios bajo control del gobierno me encontré con la frustrante sorpresa que desde Vea y Últimas Noticias hasta el Daily Journal, pasando por los dictámenes del CSE y el TSJ, ¡todos sueltan tinta!, menuda frustración, pues que yo sepa, el ojo ciego a más de no copiar ese tipo de escritura, no tiene la adherencia necesaria para arrastrar el menudo que queda en la taquilla.

Son tiempos escatológicos, de estulticia e improvisación, de rutineros de medio pelo. Si el mar de la felicidad es este, que me coman los tiburones…

[email protected];

[email protected]