En Tiempo Real: A los panas de Buenas Noches por @carlosvalero08

Ayer se terminó un ciclo en la televisión venezolana que duró cerca de 6 años, un espacio de opinión que permitía a la alternativa democrática construir colectivamente un discurso basado en valores y conductas pacíficas, electorales y progresistas. La combinación de Carla, Kico, Rolan y Pedro Luis eran en sí mismos la demostración de la diversidad del pensamiento opositor y a la vez del entendimiento de la sociedad venezolana con respecto a que la única forma de superar el actual estado de cosas es aferrándose a la unidad. La actitud asumida por el equipo del programa de renunciar en solidaridad con Kico y por los cambios que adelantan los nuevos dueños, postrándose a las órdenes de Nicolás y Cabello merece todo nuestro respeto y solidaridad. Buenas Noches era el programa que despedía el día de millones de venezolanos entre humor, política y ética y estoy seguro que la audiencia migrará con los periodistas a buscar la verdad y la defensa de los valores democráticos.

Las razones por las cuales salió del aire el programa fueron ayer ampliamente explicadas por @kicoBautista, quien expresó que no iba a cambiar su línea editorial y que le parecía sumamente grave la prohibición de trasmitir actos políticos de la oposición en vivo, porque el gobierno así lo quiere. Kico actuó de acuerdo a su conciencia y ética profesional y eso, en un país donde mucha gente sucumbe frente al poder de los petrodólares de los enchufados, debe ser reconocido por todos nosotros. Es un error dividir a los periodistas y trabajadores de este canal entre valientes y cobardes. Los trabajadores que siguen allá adentro están dando una batalla diaria por sus creencias.

Evidentemente que perder las 2 horas de Buenas Noches van a ser un golpe duro a las fuerzas democráticas, pero soy de los que piensan que para estar guindando es mejor caerse para volver a levantarse. Globovision ya no es un canal que exprese una visión del mundo moderna, comprometida con la defensa de la verdad y de los derechos de todos los venezolanos. Hoy empiezan por invisibilizar a @hcapriles y a los líderes de la oposición y mañana lo harán con los reclamos del pueblo que exigen seguridad, papel higiénico, casas, harina de maíz, etc. Con Globovision el gobierno utilizó un método más sofisticado que el cierre o la expropiación, pero el objetivo es el mismo, imponer la visión del país que diseña Ernesto Villegas y trasmiten por los medios públicos.

Me llama la atención la torpeza y prepotencia con la cual actúan los accionistas visibles, ya que sacar del aire Buenas Noches días después de la reunión con Maduro y Cabello y prohibir que Capriles sea noticia en un espacio territorial distinto al Estado Miranda los dejan en evidencia muy rápidamente y ello atenta contra las finanzas del canal, puesto que si la audiencia los abandona, como lo anticipa el haber perdido más de 300 mil seguidores en 4 días, más tarde lo harán los anunciantes porque dejará de ser rentable colocar publicidad en dicho canal. Que unos “empresarios” arriesguen de manera tan irresponsable el dinero invertido sólo nos lleva a tres conclusiones: i) que no les importa el dinero sino el hobby de tener un medio de comunicación, una especie de juguete caro; 2) la rentabilidad de los accionistas vendrá por otro tipo de negocios; 3) el dinero no es de ellos.

El costo político por el cierre técnico de Globovision lo irá pagando el gobierno de los enchufados a cuentagotas. Todo indica que el cambio de la línea editorial hará que se reproduzca el efecto RCTV y su transformación revolucionaria en TVES, sin audiencia ni programación de calidad.

Con relación a quienes opinan que esto es un golpe mortal para la oposición, permítanme disentir. Globo era una válvula de escape donde se expresaban las demandas de millones, oficialistas y opositores, quienes ahora tendrán que recrudecer sus acciones para ser escuchados. Auguro un aumento exponencial de las protestas sociales, radicalizadas para poder ser visibles. La situación actual de la oposición me recuerda la frase de Teodoro: estamos mal pero vamos bien. Todas las acciones desesperadas del gobierno sólo demuestran miedo y debilidad. Yo me preocuparé por el destino democrático de nuestro país cuando periodistas como los conductores de Buenas Noches se vendan ante el dinero de los enchufados, lo cual no ocurrió ni ocurrirá. Hoy somos mayoría, estamos unidos y tenemos un líder valiente conduciendo este complejo proceso. Los canales enchufados son sólo una pantalla que trasmite odio y mentiras, la audiencia migrará hacia otros medios y encontrará nuevas formas de comunicarse. La Patilla es un ejemplo, ya tiene más seguidores que Globo, está trasmitiendo TV por internet y sigue día a día desmontando las falacias oficialistas. Ese es el ejemplo, he ahí el camino. Los 3 millones 400 mil seguidores de Capriles no sustituyen las trasmisiones en vivo pero ayudan.

Sirvan estas palabras como un reconocimiento público a los panas de Buenas Noches, a quienes seguramente veremos muy pronto a través de otra pantalla.

Carlos Valero

Les invito a seguirme en twitter a través de la cuenta @carlosvalero08