Aníbal Sánchez se prepara para cerrar con broche de oro

Archivo

El 10 de septiembre de 2011, 34.063 espectadores presentes en el PNC Park fueron testigos de una de las cinco joyas que tiene Aníbal Sánchez en sus vitrinas. En aquella oportunidad, el lanzador venezolano, con el uniforme de los Marlins, dejó en un imparable a los Piratas de Pittsburgh, equipo que volverá a enfrentarlo hoy después de ver cómo un incogible de Joe Mauer estropeó, quizás, el segundo no hit no run de su estadía en la gran carpa en su más reciente presentación.

Recuérdese que el derecho, que será hoy protagonista de otro juego interliga, ha brillado con cinco encuentros de un imparable o menos permitido (incluyendo el juego sin hit ni carrera del 6 de septiembre de 2006 contra los Cascabeles de Arizona) en su carrera en las grandes ligas; uno de los cuales viene de propinárselo a los Mellizos de Minnesota.

El abridor venezolano de los Tigres de Detroit tendrá hoy la última apertura de mayo, mes que siempre le ha sonreído en cuanto a triunfos; no en vano muestra marca de 12-9 con 2.86 de promedio de carreras limpias permitidas de por vida en dicho período. Además, el venezolano se presenta como el abridor con la cuarta mejor efectividad de la Liga Americana (2.38) y quinto en ponches (80).

“Al final Mauer dio el hit, pero me sentí bien, estoy contento con lanzar nueve innings de la manera que lo hice”, dijo Sánchez a MLB.com después de su gema ante los Mellizos. “No pienso demasiado en marcas de ningún tipo. Mi objetivo es colgar ceros. Todo lo que he hecho solo me impulsa a seguir trabajando. Me faltan muchas cosas por lograr”, agregó.

Sánchez realizará la apertura número 15 en juegos interligas, en los cuales muestra efectividad de 4.42 con 84 ponches en 89.2 entradas laboradas. Su ritmo actual de ponches hace que las proyecciones le den resultados sin precedentes en su hoja de vida en las mayores.

Más información en El Nacional.