Hallan restos del primer caso de maltrato infantil documentado (Fotos)

FOTO Livescience.com

Arqueólogos estadounidenses han encontrado en el oasis Dakhla de Egipto los restos de lo que se ha convertido en el primer caso de maltrato infantil documentado hasta la fecha, según publica hoy la revista LiveScience.

El descubrimiento lo realizaron arqueólogos de la Universidad de Florida Central (UFC) en el citado oasis -ocupado por seres humanos desde el Neolítico- y se trata del esqueleto de un niño de entre dos y tres años que vivió hace unos dos mil años, en el periodo romano cristiano.

FOTO Livescience.com

El esqueleto muestra fracturas en los brazos y una clavícula, así otras señales en que en opinión de los investigadores muestran claramente que fue víctima de una contundente paliza.

Según detalla la arqueóloga Sandra Wheeler a la citada publicación, a partir de los análisis realizados a los huesos, se detectaron también numerosas fracturas violentas en lugares como el húmero, la pelvis y las vértebras.

FOTO Livescience.com

Los especialistas dedujeron que el niño fue agarrado de los brazos por un adulto y golpeado con brusquedad, después de que previamente se le golpeara directamente en las costillas.

Al parecer, mientras que en la cultura egipcia los niños eran, en general, bien tratados, en la sociedad romana eran educados con dureza, por lo que no eran extraños los castigos corporales.

FOTO Livescience.com

Los restos el niño maltratado han sido datados entre el año 50 antes de Cristo y el 450 después de Cristo.

“Nuestro caso tiene el mejor contexto en términos arqueológicos y de análisis del esqueleto”, asegura la experta respecto al hecho de que hallan sido localizado también otros posibles casos de abusos en la antigüedad en Francia, Perú y Reino Unido, aunque todos ellos más recientes que éste.

FOTO Livescience.com

El estudio, que será publicado próximamente en el International Journal of Paleopathology, confirma que éste es el caso documentado más antiguo de maltrato infantil y el único jamás localizado en Egipto.

Según Wheeler, en general los arqueólogos no han prestando mucha atención a los restos de niños hasta hace cerca de dos décadas pensando que no podían aportar mucha información. EFE