Merkel descarta suministros de armas alemanas a la oposición siria

La canciller alemana, Angela Merkel, descartó hoy que Alemania vaya a suministrar armas a la oposición siria, una vez expire el embargo decretado por la Unión Europea (UE) e independientemente de lo que hagan sus socios comunitarios.

Alemania “no suministrará armas a una región en conflicto civil, en ningún caso, da igual cuál sea el proceder de otros países”, indicó Merkel, en una comparecencia conjunta con el primer ministro de Lituania, Algirdas Bukevicius, de visita de trabajo en Berlín.

La canciller destacó el hecho de que, por encima de las diferencias de parecer en el seno de la UE, hubiera unidad entre los socios respecto al mantenimiento de las sanciones económicas contra el régimen de Bachar al Assad.

Merkel apuntó, asimismo, que pese a no haberse logrado una posición común en lo que respecta al embargo de armas, la UE desempeñará un “papel importante” en la próxima conferencia sobre Siria.

La canciller se ratificó así en la posición mantenida ayer, tras conocerse la decisión de la UE, por el ministro de Exteriores, Guido Westerwelle, quien descartó cualquier suministro de armas a los rebeldes por parte del país.

El ministro trató de conjugar la defensa de la posición alemana -inamovible desde el principio de las negociaciones en contra de levantar el embargo- con la del acuerdo alcanzado ayer en la reunión de titulares de Exteriores de la UE.

Los titulares de Exteriores de los 27 suscribieron ayer, tras doce horas de negociaciones, un documento por el que finalmente sus miembros tendrán permiso para armar a la oposición siria, pero a partir de agosto, para dar una oportunidad a las conversaciones de paz previstas para junio en Ginebra.

Europa ha logrado “encontrar un compromiso político en torno a las sanciones a Siria”, zanjó Westerwelle.

Desde hace semanas, Francia y Reino Unido, principalmente, han abogado por armar a la oposición siria para desbloquear un conflicto.

Alemania, por su parte, siempre se ha mostrado contraria al envío de armas porque entre los opositores hay grupos islamistas y por las consecuencias regionales que podría acarrear una desestabilización de Siria. EFE